Domingo, 15 de Mayo de 2011

Las hormigas defienden su árbol de otras plantas

Atacan con ferocidad a las hojas de variedades invasoras 

MIGUEL ÁNGEL CRIADO ·15/05/2011 - 23:48h

'Pseudomyrmex triplarinus' habitan en el árbol Triplaris americana.

La supervivencia en las profundidades de la selva tropical no solo depende de la habilidad de las especies para defenderse a sí mismas. También puede basarse en un tipo de cooperación particular entre animales y plantas. En Perú, una especie de hormigas usa señales químicas en su árbol huésped para distinguirlo de especies vegetales competidoras.

Una vez que una planta rival es reconocida, las hormigas la podan para defender su árbol anfitrión.Las especies vegetales donde vive la hormiga Pseudomyrmex triplarinus crecen en la selva tropical peruana. Como publican en la revista Biotropica, investigadores de la Universidad Colorado State (EEUU) han comprobado como han evolucionado en una relación simbiótoca con el árbol Triplaris americana, recibiendo refugio y sustento a cambio de defensa.

"Las hormigas viven en los surcos del árbol y combaten ferozmente con cualquier invasor, incluidas otras plantas, pero aún no se había estudiado bien como estas hormigas diferencian a su huésped de otros vegetales," explica la responsable de la investigación, Tiffany Weir. "Hemos encontrado que las hormigas distinguen entre sus árboles anfitriones y las especies invasoras mediante el reconocimiento de la resina superficial de la planta", añade.

En la Reserva Nacional de Tambopata, la doctora Weir y el experto Jorge Vivanco usaron un ingenioso conjunto de experimentos para comprobar cómo las hormigas que viven en la ramas del T. americana reconocen señales químicas específicas de esta variedad provenientes de la superficie de las hojas.

Recogieron varios tipos de hierbas y helechos y los replantaron alrededor de unos cuantos árboles T. Americana poblados de hormigas. El equipo registró después la conducta de poda y alimentación de los animales durante cinco semanas. También, se pegaron a los árboles hojas de otras variedades. Los registros diarios revelaron que la mayoría de las hojas que no eran de un T. americana eran cortadas y retiradas por las hormigas.

Incluso, con materiales artificiales, las hormigas siguieron el mismo patrón. Colocaron unos filtros de papel impregnados de resinas de T. americana y de un pariente cercano, el Triplaris poeppigiana. Pues los insectos atacaron con mucha más agresividad el papel que parecía provenir de un T. poeppigiana. Esto demuestra le alto grado de especialización de la señal química y la capacidad de la hormiga para diferenciarla.