Viernes, 13 de Mayo de 2011

Chicago jugará la final de conferencia frente a Miami

Derrick Rose y Carlos Boozer llevan al equipo al lugar que frecuentaban Jordan y compañía

PUBLICO.ES / EFE ·13/05/2011 - 10:07h

Los jugadores de Chicago frente a los Atlanta Hawks. AFP PHOTO

El MVP más joven de la NBA, Derrick Rose, llevó a los Chicago Bulls a la final de conferencia de la NBA. Los pronósticos se cumplieron y los Bulls vencieron por 93-73 a los Hawks de Atlanta en el sexto partido de la eliminatoria de semifinales que ganaron por 4-2 al mejor de siete.

El ala-pívot Carlos Boozer también aportó su granito de arena con 23 puntos, 10 rebotes, cinco asistencias y una recuperación de balón para que el conjunto de Chicago lograra su pase a las finales por primera vez desde 1998, con los míticos Jordan y compañía. Allí les esperan los nuevos "Beach Boys" de los Heat de Miami, que eliminaron 4-1 a los Celtics de Boston.

Chicago funcionó en todas las facetas del juego

Chicago funcionó en todas las facetas del juego. El ataque fue eficaz y ganador mientras que la defensa no dio ninguna opción a los jugadores más importantes de Atlanta que se quedaron con sólo un 36 por ciento de acierto en los tiros de campo.

Los Bulls, que ya se habían ido al descanso con una ventaja parcial de 35-45, siempre mantuvieron controlado el marcador, sin que el factor campo, el Philips Arena de Atlanta, les generase ningún tipo de problema.

Los Hawks, en la misma línea de las últimas temporadas, confirmaron que carecen de un jugador estrella dentro del equipo y que el escolta Joe Johnson no estuvo a la altura en los momentos decisivos.

Sus compañeros tampoco estuvieron muy finos. Teague anotó cuatro puntos y aunque Josh Smith consiguió 18, estuvo lejos de cambiar la historia del partido cuando se quedó sin ayuda bajo los aros cuando más la necesitaba.

Otro año fuera de la final

El pívot dominicano Al Horford no estuvo a su mejor nivel con siete puntos y cuatro rebotes en 37 minutos de juego. Horford se quedó con sólo dos canastas de 10 tiros de campo, la misma marca que estableció el escolta reserva Jamal Crawford, el otro jugador clave en el ataque de los Hawks, que durante la temporada regular había sido decisivo en la ofensiva del equipo de Atlanta.

Los Hawks volvieron a quedar eliminados en las semifinales de la Conferencia Este, motivo por el que despidieron el entrenador Mike Woodson la temporada pasada para sustituirlo por su asistente Larry Drew, que hizo su debut en la NBA y tampoco pudo llegar a las finales.