Miércoles, 16 de Enero de 2008

El líder ultranacionalista Avigdor Lieberman abandona el Gobierno israelí

EFE ·16/01/2008 - 11:47h

EFE - Fotografía cedida por la Embajada de los Estados Unidos en Tel Aviv, Israel, que muestra a la secretaria de Estado Condoleezza Rice (i) saludando al todavía ministro israelí para Asuntos Estratégicos Avigdor Lieberman, en Jerusalén, el pasado 15 de octubre.

El líder del partido ultranacionalista Israel Beiteinu (Israel es nuestra casa), Avigdor Lieberman, anunció hoy que abandona la coalición de Gobierno por oponerse a las negociaciones de paz con los palestinos.

"Le avise al primer ministro, Ehud Olmert, de mi decisión, al que agradezco su honestidad y apertura pues nuestros desacuerdos no estuvieron envueltos por las intrigas", dijo en rueda de prensa Lieberman, cuya formación cuenta con 11 escaños en el Parlamento.

Lieberman advirtió hace unos días de que "toda negociación de asuntos de fondo (para resolver el conflicto con los palestinos), o de evacuar asentamientos judíos, nos obligará a abandonar el Gobierno".

"Jamás aceptaremos la fórmula de dos estados (uno israelí y otro palestino) para los dos pueblos", afirmó. "Toda negociación basada en un canje de territorios (palestinos ocupados) a cambio de la paz, es un error garrafal que no puedo comprender", agregó.

En opinión de Lieberman los territorios que Israel conquistó en la guerra de 1967 y que reivindican los palestinos para ejercer su soberanía e independencia, así como los asentamientos judíos y los enclaves allí instalados, no son los obstáculos para la paz.

El verdadero problema de Israel, según Lieberman son los ciudadanos árabes del país, un 20 por ciento de sus habitantes, que exigirán la ciudadanía del futuro estado palestino y autonomía en el territorio israelí si este país devolviese los territorios ocupados.

En medios del Gobierno no había reacciones al anuncio de Lieberman, el grueso de cuyo electorado son los miembros de la comunidad de inmigrantes como él procedentes de la ex Unión Soviética, alineados tradicionalmente con la derecha nacionalista.

Con su retirada de la coalición, Olmert verá reducida su holgada mayoría parlamentaria de 78 escaños a 67 en un total de 120.

Si Lieberman fuese seguido por el partido ortodoxo Shas, con 12 escaños, la coalición quedará en minoría, con el apoyo de 55 legisladores, para llevar adelante el proceso de paz, lo que puede llevar a Olmert a dimitir, o a anticipar las elecciones.

Olmert, heredero político del primer ministro Ariel Sharón, fundador de su Partido de centro Kadima, formó su gobierno con esos dos partidos de la derecha nacionalista, con el Laborista, y con el de los Jubilados, y hace menos de dos meses se comprometió a negociar los "problemas de fondo" para resolver el conflicto con los palestinos en la Conferencia de Paz de Annapolis (Estados Unidos).

La solución de esos problemas clave son: la creación de un estado palestino junto al de Israel, y la fijación de sus fronteras; el regreso o la compensación económica a los refugiados palestinos de la guerra de 1948, y a quien compete la soberanía en Jerusalén.