Viernes, 13 de Mayo de 2011

Las noches de un soñador

·13/05/2011 - 08:05h

Fotograma de la cinta.

‘Midnight in paris'

Director: Woody Allen

Género: Comedia

Nacionalidad: España/EEUU

Reparto: Owen Wilson, Rachel McAdams

Duración:100 Minutos

EN SÍNTESIS

Poco antes de casarse, Inez y Gil pasan unos días en París junto a los padres de ella. Gil siente una gran admiración por la capital francesa, donde vivieron muchos de los mitos que él, guionista con vocación de escritor, admira. Mientras Inez se distrae con un antiguo profesor, Gil vive sus particulares noches parisienses. Cuando tocan las doce, se traslada a ese París de los años veinte en que coincidieron Hemingway, Scott Fitzgerald, Picasso, Gertrude Stein...

COMENTARIO

"No deja de sorprenderme que la gente viva en otra parte existiendo París". En esta frase de un viejo libro comprado en una ‘bouquinerie' que lee el personaje de la guía (Carla bruni) al protagonista se resume buena parte del sentimiento por la capital francesa que rezuma la nueva película de Woody Allen. Desde esa ‘suite' de instantáneas de la ciudad que el cineasta compone para iniciar el filme, ‘Medianoche en París' se desvela como un tributo a una urbe mucho más romántico que los que Allen dedicó a Londres o Barcelona. Gil, encarnado por un Owen Wilson que ejerce aquí de alter ego de Allen, está más enamorado de París que de su prometida. O más bien de esa imagen idealizada de París que ha asimilado a través de la literatura, la pintura y la música. Digno heredero del Jeff Daniels de ‘La rosa púrpura del Cairo' (1987), Gil es un romántico que, cual cenicienta literaria, se traslada a la ciudad de sus sueños cada medianoche cuando tocan las doce para encontrarse con todos sus referentes artísticos. Si en ‘Match Point' (2005) Allen tiraba del Dostoievsky de ‘Crimen y castigo' para articular su reflexión sobre la impunidad moral, aquí prefiere adoptar la estructura de otro texto del escritor ruso, ‘Noches blancas‘, para desarrollar las escapadas nocturnas de Gil a su París soñado. No falta en ‘Medianoche en París' una mirada irónica a esa mitificación del pasado que nos hace creer que cualquier tiempo pretérito fue mejor. Mientras Gil desearía vivir en los años veinte, la chica que conoce en esa época, Adriana, querría trasladarse a la Belle Epoque, cuyos protagonistas, por su parte, contemplan con envidia el Renacimiento... Pero si en ‘Conocerás al hombre de tus sueños' (2010) Allen cargaba contra los ilusos, aquí se pone del lado de los soñadores aunque sea para acabar entonando una defensa del carpe diem del presente. Mucho menos amarga que sus películas anteriores, aunque el retrato del entorno de Gil esté cargado de su misantropía usual, el filme funciona como una encantadora comedia romántica donde el amor verdadero del protagonista resulta ser una ciudad.

PARQUE TEMÁTICO

En sus recorridos nocturnos por el París del pasado, Gil asiste a un verdadero desfile de genios del arte, con quien intercambia algunos de los mejores diálogos de la película. Entre la admiración y la ironía, Allen retrata a un Hemingway (Corey Stoll) obsesionado con demostrar constantemente su virilidad o a un Salvador Dalí (Adrien Brody) que sólo sabe hablar de rinocerontes. Para momento impagable aquel en que Gil da la idea a Luis Buñuel (Adrien de Van) para rodar un filme sobre un grupo de burgueses que no consiguen salir de la casa donde se han reunido para cenar. A lo que el aragonés replica una y otra vez: "Pero ¿por qué no pueden salir?".