Viernes, 13 de Mayo de 2011

Más de la mitad de los edificios no son seguros

Los daños en las casas impiden a más de 20.000 personas regresar a sus domicilios en Lorca. Los muertos por los terremotos del miércoles ascienden a nueve

DANIEL AYLLÓN ·13/05/2011 - 01:00h

Decenas de miles de personas durmieron ayer fuera de sus casas por segunda noche consecutiva en Lorca (Murcia), tras los dos terremotos de magnitudes 4,5 y 5,1 que el pasado miércoles asolaron este municipio y causaron nueve muertes. A medianoche, unas 200 personas hacían todavía cola para que les fuese asignada una plaza en uno de los cinco campamentos que se improvisaron.

Más de la mitad (el 56%) de los 542 edificios revisados, que son sólo el 40% del total, no son lo suficientemente seguros como para que sus habitantes vuelvan a vivir en ellos, lo que supone que más de 20.000 personas se vieron obligadas ayer a dormir fuera de sus casas. El cálculo se desprende de los datos de la Consejería de Obras Públicas de Murcia, cuyos técnicos distinguen el estado de los edificios colocando códigos de colores en sus fachadas.

Una de las víctimas protegió con su cuerpo a sus dos hijos

Por ahora, el 17% de los estudiados son de color rojo, lo que indica que el inmueble sufre daños estructurales y que sus habitantes tienen prohibida la entrada. El color amarillo está presente en uno de cada cuatro edificios, y significa que sus habitantes pueden entrar a recoger sus pertenencias porque el inmueble no sufre daños estructurales, pero no pueden quedarse. El resto (verde) son edificios seguros. Los técnicos empezaron la evaluación en la zona más afectada.

A estos 20.000 vecinos que no pudieron volver a sus casas, se pueden añadir varios miles más, ya que aún falta por revisar el 60% de los edificios de Lorca, donde en total viven 92.000 personas (el 20% inmigrante).

Por otro lado, la mayoría de los damnificados son inmigrantes que no tienen familia a la que recurrir. Por eso, garantizar casa a quienes no tienen posibilidad de alojamiento ha sido el principal objetivo del Gobierno central, que hoy aprobará en el Consejo de Ministros un decreto ley con medidas dirigidas a los afectados. Por ejemplo, ofrecerá ayudas al alquiler para quienes hayan perdido sus casas y diversos beneficios fiscales, anunció ayer el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. Además, habrá ayudas de hasta 18.000 euros para las familias de fallecidos y heridos. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, envió un mensaje de calma a la población de Lorca: "No vamos a regatear ningún medio económico para la tarea de la reconstrucción de la ciudad", afirmó.

Por la noche, 200 personas esperaban para conseguir sitio en un campamento

El dispositivo de la Unidad Militar de Emergencia (UME) desplegó anoche un campamento para 1.500 personas y repartió tiendas de campaña para otras 1.500. Además, Cruz Roja atendió en otro emplazamiento a cerca de 620 personas que no pudieron volver a sus hogares.

Por otra parte, el número de víctimas mortales de los dos terremotos ascendió a nueve, tras morir ayer uno de los heridos graves, según informó la Consejería de Sanidad de Murcia. Se trata de una mujer de 41 años que estaba ingresada en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia con un traumatismo craneoencefálico severo.

El resto de las víctimas son cuatro hombres, tres mujeres dos de ellas embarazadas y un niño de 14 años. Una de las fallecidas protegió con su cuerpo a sus dos hijos de corta edad, que sobrevivieron.

Rescates entre vecinos

Las historias de rescates se repetían ayer. Por ejemplo, Antonio García, que rescató con sus propias manos a una mujer y a sus dos hijos que estaban semienterrados entre los escombros. "Fui afortunado por estar allí", afirmó.

Además, tres personas seguían hospitalizadas ayer en el Hospital Virgen de la Arrixaca en estado grave. Una de ellas es una mujer de 73 años con un síndrome coronario agudo. El Servicio Murciano de Salud atendió a 324 heridos en los hospitales de campaña.

Los restos de los nueve fallecidos en los terremotos fueron trasladados al tanatorio Lázaro Soto de Lorca para ser velados en la intimidad por sus familias hasta el funeral, que tendrá lugar hoy en el recinto ferial de Santa Quiteria. El presidente del Gobierno y los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y Letizia Ortiz, asistirán al acto, que será oficiado a partir de las 11.00 horas por el obispo de la diócesis de Cartagena, José Manuel Lorca Planes.

Daños en el patrimonio cultural

Todas las parroquias históricas de Lorca deberán cerrar indefinidamente. Es una de las medidas urgentes que anunció ayer el consejero de Cultura y Turismo de Murcia, Pedro Alberto Cruz, quien calificó el daño provocado por el terremoto en los edificios históricos de la ciudad como "la mayor catástrofe patrimonial ocurrida en Europa desde el seísmo que asoló la localidad italiana de Asís". Los dos seísmos registrados el miércoles dañaron el castillo de Lorca, una de las construcciones más emblemáticas de la ciudad. Una de las torres de esta fortaleza medieval se partió y se desplazó de su posición original. Los bienes albergados en los edificios afectados apenas sufrieron desperfectos, excepto los retablos. Aun así, Cruz afirmó que "se han venido abajo 20 años de recuperación del patrimonio cultural de Lorca".  

Noticias Relacionadas