Viernes, 13 de Mayo de 2011

El negocio más visitado

Una oficina de seguros fue de los primeros establecimientos en abrir

D. A. ·13/05/2011 - 08:30h

Juan Vera, dueño de la oficina de seguros. j. navarro

Comercios, restaurantes, supermercados, edificios públicos prácticamente todos los locales de Lorca permanecían ayer por la mañana cerrados ante el riesgo de nuevos temblores. Uno de los primeros establecimientos que abrió sus puertas fue la oficina de la compañía de seguros Unit Seguro, en la Avenida de Europa, una de las arterias circulatorias del municipio. Su director, Juan Vera, atendía desde las diez de la mañana sin descanso centenares de llamadas de afectados. "No damos abasto. Empezaremos mañana a hacer los chequeos de las viviendas", suspiraba, mientras una cuadrilla de obreros retiraba los escombros del suelo de su oficina y dos electricistas trataban de poner orden entre el caos de cables.

El terremoto derrumbó la pared trasera de la sede, de apenas 50 metros cuadrados. Por el enorme agujero que dejó, la luz entraba ayer filtrada entre el polvo en suspensión y los cables desnudos que colgaban del techo ¿Es seguro trabajar en estas condiciones? "Lo primero que hicimos fue peritar nuestra propia sede: a pesar del destrozo, los pilares están sanos", explicaba Vera.

La oficina de Juan Vera espera atender a más de 2.000 personas

Hassan Lahlou, marroquí de 35 años, fue uno de los primeros clientes afectados que llegó. Tiene asegurados su coche, casa y la Cafetería de Emigrantes, que regenta. "Tras el primer terremoto, volvimos a atender a clientes, pero el segundo lo destrozó todo. Fue el caos", recordaba, mientras pedía información a la aseguradora para compensar las pérdidas.

En los próximos días, la oficina de Vera atenderá a más de 2.000 familias de 200 comunidades de propietarios. Tiene a cinco trabajadores más en plantilla, pero ayer no tenían fuerzas para trabajar.

Las indemnizaciones correrán por cuenta del Consorcio de Compensación de Seguros. "Nosotros nos limitamos a ver el estado en el que han quedado las estructuras de los bloques. Abriremos los atestados y los propietarios recibirán una indemnización en función del importe que tengan en sus pólizas", explica.

Él, su mujer y dos hijos se marcharon a dormir la primera noche al municipio vecino de Águilas, donde tienen una segunda residencia. Aunque su domicilio de Lorca reciba el aprobado de los técnicos hoy, no pernoctarán en Lorca: "hasta dentro de unos días, hasta que se nos quite el susto del cuerpo".

Noticias Relacionadas