Jueves, 12 de Mayo de 2011

Detenidas dos personas acusadas de planear atentar contra el Empire State

También tendrían planeado un ataque contra una sinagoga en EEUU. Compraron armas a un agente encubierto

EFE ·12/05/2011 - 23:47h

El fiscal de distrito de Manhattan Cy Vance tras informar sobre la operación. EFE

Dos personas han sido detenidas en Nueva York ante la certeza de las autoridades de que pretendían cometer un ataque terrorista en la ciudad, previsiblemente contra una sinagoga, aunque también consideraron el Empire State entre sus difusos objetivos.

"Detectives de la Policía de Nueva York arrestaron ayer a dos hombres que al parecer querían destruir una gran sinagoga en Manhattan, e incluso compraron armas y una granada a un agente encubierto", anunció este jueves el alcalde Michael Bloomberg.

En una conferencia de prensa añadió: "Afortunadamente, mucho antes de que sus aspiraciones pudieran afianzarse, agentes de la Policía los habían observado y estaban en condiciones de proceder a su detención antes de que pudieran asesinar a personas inocentes".

Los detenidos son Ahmed Ferhani, argelino de 26 años que llegó a EEUU en 1995 con su familia en busca de asilo, y Mohamed Mamdouh, marroquí de 20 que logró la nacionalidad en 1999.

Acusados de conspiración

Ambos tienen nacionalidad estadounidense, residen en el barrio neoyorquino de Queens y hoy fueron acusados de conspirar para cometer un acto terrorista y un crimen de odio, así como de posesión ilegal de armas, cargos que podrían acarrearles cadena perpetua.

Ambos tienen nacionalidad estadounidense, residen en el barrio de Queens

Según el escrito de acusación, ambos comentaron reiteradamente con un agente encubierto que querían obtener armas y entrenamiento para cometer actos terroristas en la Gran Manzana. Tras siete meses de operación encubierta, fueron detenidos el miércoles después de comprar dos armas semiautomáticas y una granada de mano.

"Ferhani fue grabado hablando de su intención de dar apoyo financiero a la causa palestina en Gaza y, posiblemente, viajar allí para unirse a la lucha contra Israel y matar a soldados israelíes", asegura la acusación, que añade que también habló en algún momento de atentar contra el Empire State, el mayor rascacielos de la ciudad desde que cayeron las Torres Gemelas.

Según la acusación, "con el tiempo Ferhani empezó a citar violentos objetivos más inmediatos de Nueva York, concretamente en Manhattan" y en abril "hablaron de bombardear una sinagoga" y planearon dejarse largas barbas para parecer judíos ortodoxos y depositar una bomba en algún gran centro de oración.

Alto nivel de alerta

"Los acusados tomaron medidas concretas para bombardear y matar en sinagogas de Nueva York", dijo el fiscal de distrito Cyrus Vance en la misma conferencia de prensa en la que el máximo responsable de la Policía neoyorquina, Raymond Kelly, insistió en que "no hay amenazas específicas contra Nueva York" por la muerte de Bin Laden.

Sin embargo, "este caso nos recuerda que debemos permanecer vigilantes todos los días", apuntó Kelly.

"Debemos permanecer vigilantes todos los días"

Las autoridades de Nueva York se mantienen en un elevado nivel de alerta ante posibles ataques terroristas, especialmente después de que al comienzo de mes se anunciara la muerte a manos estadounidenses de Osama bin Laden, el responsable intelectual de los atentados de 11 de septiembre de 2001.

"La exitosa incursión en el recinto de Osama bin Laden fue una victoria muy importante en la guerra de nuestra nación contra el terrorismo, y testimonio de un excepcional trabajo de nuestras fuerzas militares y de inteligencia. Pero sabíamos que no podíamos descansar un momento", apuntó Bloomberg en una conferencia en la que se rodeó de líderes locales musulmanes y judíos.

Recordó que "Nueva York es un símbolo internacional de la libertad y, por ello, siempre será un objetivo", aunque insistió: "Siempre estaremos en guardia".

Bloomberg reconoció que las autoridades locales están especialmente preocupadas por los conocidos como "lobos solitarios" que quieran vengar por su cuenta y riesgo la muerte de Bin Laden y detalló que desde los atentados del 11-S, hace casi diez años, en Nueva York se han desarticulado trece complots para atentar contra la ciudad.