Viernes, 13 de Mayo de 2011

La vendedora de humo y el político de despacho

Rita Barberá lleva 20 años al frente del consistorio valenciano. Joan Calabuig es candidato por el PSOE desde hace seis meses, tras la renuncia por sorpresa de Carmen Alborch

SERGI TARÍN ·13/05/2011 - 08:00h

Rita Barberá

Candidata PP 

Lleva 20 años al frente del consistorio (16 con mayoría absoluta). Tenaz e inflexible, ningún sondeo duda de su hegemonía 

Joan Calabuig

Candidato PSOE 

Es candidato desde hace seis meses, tras la renuncia por sorpresa de Carmen Alborch y su victoria en primarias, por la mínima, a Manuel Mata 

........................................

"Vota a Rita! ¡Vota a Rita!" El bramido del altavoz escala fachadas, penetra por las ventanas y zarandea a los vecinos que duermen la siesta. La furgoneta electoral avanza veloz y berreante por el extrarradio de la ciudad. A ambos lados, como dos alas, sendas imágenes reivindican la Valencia de la alcaldesa: el jardín del Turia y el barrio del Cabanyal, que pretende demoler para prolongar una avenida. Dos iconos, sin embargo, esculpidos en humo. El parque del antiguo cauce no es obra de Barberá, sino del movimiento ciudadano de finales de los setenta, que impidió que allí se construyera una autopista urbana. Y el plan del Cabanyal se encuentra paralizado por el Tribunal Constitucional.

Barberá en 20 años no ha conseguido estampar su firma en la ciudad. Si perdiera las elecciones, no habría una sola intervención urbanística que recordara su nombre. Durante dos décadas, Valencia ha sido una urbe de maquetas como la del Parque Central o el delta del Turia. Una urbe al servicio de grandes acontecimientos que apenas han modificado su trama. El espacio del puerto del America's Cup lo ocupa ahora un puñado de naves vacías que podrían servir de decorado para un western futurista. De la visita del Papa en julio de 2006 sólo ha quedado una escultura puntiaguda en forma de libélula. Y el circuito urbano de Fórmula 1 es un desierto de hormigón rodeado de naves en ruinas.

Imaginario colectivo

Sin embargo, la sensación generalizada es que Valencia ha dado un tremendo estirón cualitativo. "¡Qué bonita está Valencia!", es la frase más escuchada entre una ciudadanía que come por los ojos, pero que habita la ciudad de carne y hueso, la de los barrios, la que vive de la calderilla de los presupuestos y que carece de escuelas, centros de salud y zonas verdes suficientes. La ciudad real frente a la virtual, surgida del portafolios del arquitecto Santiago Calatrava a golpe de deuda y sobrecoste. Una Valencia que Barberá ha conseguido incrustar en el imaginario colectivo de los valencianos con la ayuda de Canal 9, en cuyos informativos prácticamente se identifica un día de sol y playa como un logro electoral del PP.

El próximo 22 de mayo votará por primera vez toda una generación de jóvenes que cuando nacieron Rita Barberá ya era alcaldesa. ¿De dónde surge esta mujer que ha conseguido implantar una hegemonía más propia de una monarquía absoluta que de una democracia occidental? Barberá está licenciada en Ciencias Políticas y estudió Periodismo. En 1976 ingresó en la Alianza Popular de Fraga Iribarne. Su padre, José Barberá, fue concejal durante el franquismo y director de los periódicos Jornada y La Hoja del Lunes. De él heredó la vitalidad, la capacidad de trabajo y la añoranza por los tiempos del NoDo.

Barberá nunca ha ocultado su simpatía por el régimen anterior. En más de una ocasión ha reivindicado como referentes a Miguel Ramón Izquierdo, último alcalde de Franco, y al falangista Adolfo Rincón de Arellano, primer edil entre 1957 y 1966, auténtico depredador urbanístico en tiempos del desarrollismo y que se hacía llamar "el jefe" entre los suyos. Además, Barberá asistió en 2001 en Roma a la beatificación de mártires valencianos de la Guerra Civil. En cambio, ha boicoteado continuamente la exhumación de fosas de represaliados del franquismo en el cementerio de Valencia.

La 'kale borrita'

Populista, autoritaria y vehemente, Barberá ha hecho de las distancias cortas su principal herramienta política. "Mi oficina está en la calle", suele decir. Como una abeja reina, a su alrededor siempre revolotea un enjambre de acólitos que jalea sus éxitos y ahoga, entre zumbidos, cualquier atisbo de crítica espontánea en la vía pública. Es lo que la oposición denomina la kale borrita, un disciplinado batallón de miembros de nuevas generaciones y viejas glorias de la Sección Femenina que en cada pleno inundan el hemiciclo con pancartas como "Zapatero miente" o "Valencia avanza con Rita".

Una estructura piramidal, casi castrense, que el PSPV-PSOE no ha conseguido erosionar en dos décadas. Las derrotas han sido tan abultadas que ocupar la candidatura contra Barberá se considera un destino de castigo o un premio de consolación para alguna familia interior en decadencia. Este es el caso de Joan Calabuig, un desconocido en la política valenciana y cuota del lermismo (seguidores del expresidente Joan Lerma), contrapeso de la exigua mayoría interna de Jorge Alarte. Calabuig, socialista desde los 16 años, ha sido diputado autonómico, estatal y europeo, y es todo lo contrario a Barberá: un político solvente en el trabajo de despacho pero a quien se le tuerce el rostro en contacto con el sol y que no abandona la corbata ni en la tasca más purulenta del barrio chino. En algunas asociaciones y entidades sociales, la opción de Calabuig ha sentado como una bofetada a su trabajo de cuatro años. Dependerá del resultado, que el malestar se convierta en deflagración para el PartidoSocialista.

Los otros candidatos

Amadeu Sanchís (EUPV)

En 2007 ya fue candidato y obtuvo un resultado tan escuálido que Esquerra Unida perdió sus dos concejales. Es miembro de la Comisión Política del PCPV y del Consejo de Administración de Radiotelevisión Valenciana y capitán de la Cofradía de la Oración de Jesús en el Huerto, de la Semana Santa Marinera del barrio del Cabanyal.

Joan Ribó (Compromís)

Veterano político de izquierdas. Ha sido coordinador general de los comunistas valencianos y candidato a la Generalitat en 2004 por Esquerra Unida del País Valencià (EUPV).Desde 2008 milita en Iniciativa del Poble Valencià, escisión de EUPV que, junto al Bloc Nacionalista Valencià y Els Verds, conforman la coalición Compromís. 

Noticias Relacionadas