Jueves, 12 de Mayo de 2011

España sigue indiferente ante el racismo según Amnistía

Un informe señala que hasta hoy no ha habido acción alguna para desterrar esta lacra social

HERBERT HOLGUÍN ·12/05/2011 - 22:00h

Las palabras se las lleva el viento es un dicho que calza al recordar el compromiso del Estado español a la lucha contra el racismo y la discriminación en el país. Ello se desprende del informe de Amnistía Internacional (AI), "El estado de los Derechos Humanos en el mundo", en el que se señala que hasta hoy no ha habido acción alguna para desterrar estas lacras sociales en España.

El informe recuerda que el actual Gobierno vio con buenos ojos las sugerencias de la ONU de iniciar un registro estadístico de delitos originados por el racismo y la discriminación, pero hasta ahora no ha habido una acción concreta relacionada a ello.

Los que huyen

"Es visible que las autoridades no protegen al migrante", sostuvo Eva Suárez, Directora Adjunta de AI en España al describir la realidad de los extranjeros. "Y a los que huyen de persecución", agregó en alusión a aquellos que dejan sus países países con destino a Europa, y que tienen a España entre sus destinos prioritarios.

El año pasado llegaron a las costas de este país 3.632 personas que dejaron el suyo en busca de una mejor vida, la mitad de 2009. La reducción se debe a las cuestionadas interceptaciones en altamar y a acuerdos de repatriación, explicó Suárez.

Indocumentadas y sin voz

La discriminación agrava otro problema social en España, la violencia de género. De 73 mujeres asesinadas por sus ex parejas, 28 eran migrantes. La ley española, recordó AI, establece que las mujeres sin papeles pueden ser deportadas si hacen valer su derecho de exigir la defensa de su integridad.