Jueves, 12 de Mayo de 2011

Francisco Ventoso conquista Fiuggi y el danés Weening sigue líder

EFE ·12/05/2011 - 19:49h

EFE - El ciclista español Francisco Ventoso, del equipo Movistar, celebra en el podio la victoria en la sexta etapa del Giro de Italia, disputada entre Orvieto y Fiuggi, Italia.

Francisco Ventoso (Movistar) ha sumado la segunda victoria española en la presente edición del Giro de Italia al imponerse al esprint por delante del italiano Alessandro Petacchi en la sexta etapa disputada entre Orvieto y Fiuggi, de 216 kilómetros, en la que no se alteró la general y el danés Pieter Weening (Rabobank) mantuvo la maglia rosa.

Ventoso, de 29 años, sumó su quinta victoria a una temporada dulce ganando el duelo por velocidad a "Alejet" Petacchi, que no pudo aguantar el pulso del español en un esprint con ligera subida que se adaptó mejor al ciclista cántabro, que alzó los brazos con un tiempo de 5h.15.39. La tercera plaza fue para el italiano Roberto Ferrari, del Androni.

"Estoy muy emocionado, esta etapa la había señalado porque se adaptaba a mis condiciones. Una victoria importante para mí y el equipo, que también quiero dedicar a las víctimas del terremoto de Lorca", dijo en meta el ciclista de Reinosa (Cantabria).

Un triunfo con intriga hasta la raya de meta, pues el último kilómetro fue incontrolable, con ataques continuos camino de una recta de llegada en ligero ascenso, donde Ventoso debía sus cartas para ganar a un velocista como Petacchi. Una etapa que tenía marcada desde que conoció el recorrido de la carrera rosa.

Danilo Di Luca atacó de lejos, a 500 metros de la pancarta, pero se quedó sin fuerzas, entonces apareció Ventoso, que marcaba la rueda de Petacchi y tomó el mando, en su terreno, en un esprint reducido, sin "treno". Ya no claudicó ante nadie. Petacchi levantó el pie impotente, en una oportunidad perdida.

Ventoso se convirtió en el tercer español que gana en Fiuggi. Juan Fernández se llevó la etapa en la ciudad de las aguas termales potables en 1980 y Lale Cubino la del Giro 94.

La clasificación general no sufrió alteraciones destacables y el danés Pieter Weening mantuvo la 'maglia' rosa con dos segundos de ventaja sobre el bielorruso Konstantin Sivtsov y el italiano Marco Pinotti, ambos del Columbia.

Jornada tranquila para los favoritos, que deberán aparecer en el primer final en alto de mañana, viernes. Pablo Lastras (Movistar) aparece quinto, como primer español a 22 segundos, le sigue el italiano Nibali a 24. Alberto Contador se mantuvo noveno a 30.

Otra etapa maratoniana, trufada de continuos toboganes, que nació con una temprana escapa que iniciaron el finlandés Veikkanen (Omega Pharma) y el belga Vandewalle (Quick Step), a los que se unieron poco después el ucraniano Popovych (RadioShack), el italiano Modolo (Colnago) y Veuchelen (Vacansoleil), otro belga.

No se movieron los equipos de los esprinters ni el Rabobank del líder Pieter Weening, así que el quinteto en fuga pasó por el kilómetro 108 con la mayor renta de la aventura, 5.40 minutos. Ni un momento de descanso para el quinteto, en pleno desafío a la mayoría camino de Fiuggi.

Por fin despertó el Rabobank, que estabilizó el retraso en torno a lo 3 minutos, pero la escuadra holandesa no trabajó sola, ya que el Farnese Vini del campeón de Italia Giovanni Visconti tiró del grupo un buen puñado de kilómetros. Por delante arrojaron la toalla el joven Modolo, que tiene un futuro esperanzador como esprinter y Veikkanen.

Menos de un minuto a favor del trío de cabeza a 9 kilómetros de meta, cuando el belga Vandewalle trató de imitar la hazaña de Weening en la víspera con una ataque que soltó a Popovych y Veuchelen, a su vez absorbidos por la marabunta, que perdía unidades por momentos.

Vandewalle puso fin a una escapada de más de 200 kilómetros a 1.500 metros de meta. Un nuevo escenario en la lucha por el esprint. Di Luca dio primero, pero no logró abrir distancia. Un ligero repecho fue la salvación de Ventoso ante el gigante Petacchi. Lo anotó en su agenda, lo buscó y lo encontró. "En un esprint sin control puedo mojar", había dicho el español hace unos días.

Mañana se disputa la séptima etapa, entre Maddaloni y Montevergine de Mercogliano, con 110 kilómetros, la más corta de la presente edición: primer final en alto con un ascenso de 17 kilómetros que servirá de primer test para conocer la condición de los favoritos.