Jueves, 12 de Mayo de 2011

La prórroga automática de los convenios se determinará individualmente

EFE ·12/05/2011 - 07:36h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la comparecencia que realizó hoy ante los periodistas en el Congreso de los Diputados para enviar un mensaje de calma a la población de Lorca tras el terremoto que afectó ayer a la ciudad, que ha causado al menos ocho víctimas mortales, y asegurar que su gabinete no regateará esfuerzos en las tareas de auxilio y reconstrucción.

Los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, dijeron hoy que han acordado con la CEOE que la prórroga automática de los convenios colectivos expirados (la llamada ultraactividad) se determine individualmente, en función de las características de cada convenio.

Durante la rueda de prensa para explicar el estado de las conversaciones para la reforma de la negociación colectiva, ambos sindicalistas eludieron precisar durante qué horquilla de tiempo tendrá efecto la ultraactividad, y aseguraron que es una cuestión que todavía está en discusión.

De acuerdo con la legislación actual, cuando termina el periodo de vigencia establecido para un convenio, éste sigue en vigor de forma automática hasta que se pacta uno nuevo, mientras que ahora en cada empresa se pondrá un límite a esa prórroga para agilizar la negociación.

Según lo hablado entre sindicatos y CEOE, en caso de que no se llegue a un acuerdo en el tiempo fijado, entrarían en funcionamiento los mecanismos de mediación y arbitraje.

Para los sindicatos, la modificación de dichos mecanismos es la fórmula más adecuada una vez superado el tiempo de vigencia del contrato y la estructura del mismo "debe elegirla" cada uno de los sectores.

Así, consideran que la comisión paritaria debe ser el primer espacio donde se resuelvan los conflictos.

Respecto a la manera en cómo se podría abrir el convenio sectorial a la empresa, Toxo explicó que se deben tener "cautelas", y de hecho este asunto todavía no está cerrado, explicó, ya que primero debería haber un informe preceptivo de la comisión paritaria del convenio que se pretende abrir.

También cree que el nuevo convenio debe ser negociado por los sindicatos de la empresa "asistidos por los sindicatos del sector" y, además, que en caso de discrepancia entre ambos convenios, para el trabajador se apliquen las condiciones más favorables.

"Se trata de impedir una práctica que derive en el empeoramiento de salarios, jornadas" u otras cuestiones por parte de la empresas respecto al convenio del sector, señaló Toxo.

Méndez subrayó que los grandes objetivos son mantener la cobertura del convenio, la mejora de la flexibilidad interna y la búsqueda de mecanismos "que reduzcan la judicialización".

Respecto a la fijación de sueldos, Méndez dijo que los sindicatos están dispuestos a discutir el modelo salarial "con todas las consecuencias" teniendo en cuenta que ya hay un modelo que está en vigor, ratificado por patronal y sindicatos, en el que no se prescinde del IPC e "incorporando la productividad".

Aunque ya hay un "compromiso común" con la patronal en cuanto a dar la mayor autonomía posible a los negociadores de los convenios (de empresa y sector) aún "hay que concretarlo", señaló Méndez.

Además de estas cuestiones, el Consejo Confederal de CCOO y el Comité Confederal de UGT también han acordado, respecto a las mutuas de trabajo, el incorporar enmiendas al proceso de negociación de la reforma de la Seguridad Social en el Congreso.

Sobre el absentismo, han convenido crear un registro que elabore informes trimestrales para erradicar el que sea injustificado.

Respecto al encuentro que mantendrán hoy con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, Méndez dijo que no consideran esta cita "imprescindible", a pesar de que La Moncloa cree que es "inaplazable e ineludible".