Jueves, 12 de Mayo de 2011

España defiende que los controles fronterizos en la UE deben ser excepcionales

EFE ·12/05/2011 - 10:15h

EFE - El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho. EFE/Archivo

El secretario de Estado de Seguridad del Gobierno español, Antonio Camacho, ha defendido hoy que la instauración de controles en las fronteras entre países de la Unión Europea (UE) debe llevarse a cabo solamente por "circunstancias excepcionales".

Camacho, que hoy se ha reunido en Bruselas con los responsables de inmigración de la UE, ha señalado que ningún país ha reclamado una modificación del Tratado de Schengen, que establece la libre circulación de personas entre países europeos.

Según el secretario de Estado, el Gobierno francés ha aclarado que su propuesta de modificación de la normativa sobre circulación ha resultado ser un "malentendido", puesto que nunca ha tenido intención de tocar el Tratado sino de "fortalecerlo".

Camacho ha dicho que lo mismo ha ocurrido en el caso de Dinamarca, cuyo Ejecutivo anunció ayer la instauración de controles aduaneros en sus fronteras terrestres.

Durante la reunión, el responsable danés de Integración, Soren Pind, ha indicado que la medida tomada por su país se ajusta a la legislación de Schengen, lo cual ha sido suficiente explicación para el resto de estados miembros, según Camacho.

"El tema danés no ha salido a debate", ha apostillado Camacho, porque el ministro danés "ha excluido una parte de la incertidumbre" que existía sobre esta medida.

En este sentido, el secretario ha explicado que la normativa comunitaria sobre fronteras ya prevé que un país pueda llevar a cabo controles en casos especiales por razones de seguridad, algo que, a su juicio, no debe modificarse.

Camacho ha comparecido en rueda de prensa junto a la secretaria de Estado de Inmigración, Anna Terrón, quien ha asegurado que la Comisión Europea ha presentado unas guías para "unificar la aplicación de la normativa" actual que deben aclarar "las normas comunes para evitar el abuso de controles excepcionales".

La Comisión no quiere, según Terrón, retocar el Tratado de Schengen sino solamente interpretarlo para aclarar su funcionamiento.