Jueves, 12 de Mayo de 2011

España rechaza la reforma de Schengen pero está abierta a su "interpretación"

EFE ·12/05/2011 - 10:15h

EFE - El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho. EFE/Archivo

España se opondrá hoy a la reforma del Tratado Schengen que regula la Europa sin fronteras, aunque está abierta a la "interpretación" de sus disposiciones, indicó hoy el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, a su llegada al Consejo de ministros de Interior de la UE.

"La posición de España es muy clara: España no está por la modificación del Tratado de Schengen, lo dijo ayer el vicepresidente (Alfredo Pérez Rubalcaba). No está por la modificación de los principios, del espíritu ni del espacio Schengen", afirmó Camacho.

No obstante, el país está abierto a "ver posibles interpretaciones del Tratado, a efectos de adaptarlas a la realidad de cada miembro", precisó.

Preguntado por la decisión anunciada ayer por Dinamarca de establecer controles permanentes en sus fronteras con Alemania y Suecia para frenar la delincuencia, Camacho indicó que habrá que ver lo que el país explica hoy ante el resto de estados miembros.

"Vamos a ver qué se cuenta (Dinamarca) en la reunión del Consejo. La situación es en principio un poco confusa en cuanto a qué es la medida que se ha adoptado, pero la posición del Gobierno español es clara: en el seno de la Unión las decisiones que afectan a todos los países deben tomarse en el seno de órganos como el Consejo", señaló el secretario de Estado.

Camacho recordó que el acuerdo Schengen "establece los supuestos en los que cabe, en este momento, el restablecimiento de fronteras", casos "muy concretos", establecidos en el artículo 2 del Tratado.

En particular, prevé que la decisión que se adopte por uno de los países, sea notificada y esté limitada en el tiempo, indicó.

"No es una decisión comunitaria, es de cada uno de esos países, por los supuestos establecidos en el artículo 2, por razones de seguridad sobre todo" añadió.

El secretario de Estado añadió que en la actualidad la llegada de una oleada de inmigrantes no figura entre los supuestos previstos en que se pueden reintroducir los controles fronterizos interiores.

"Vamos a ver cuál es la decisión que ha adoptado Dinamarca y vamos a ver si se ajusta o no al Tratado", añadió.

En la reunión de hoy, los estados miembros debatirán por primera vez una propuesta de Bruselas que plantea la suspensión temporal del acuerdo Schengen para afrontar situaciones como las llegadas masivas de indocumentados.

La idea, defendida por Francia e Italia, consiste en reintroducir los controles fronterizos entre los estados miembros en "circunstancias excepcionales", a través de un mecanismo de suspensión que se utilizaría "como último recurso".