Jueves, 12 de Mayo de 2011

Zapatero envía un mensaje de calma a Lorca y garantiza la reconstrucción

EFE ·12/05/2011 - 11:35h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la comparecencia que realizó hoy ante los periodistas en el Congreso de los Diputados para enviar un mensaje de calma a la población de Lorca tras el terremoto que afectó ayer a la ciudad, que ha causado al menos ocho víctimas mortales, y asegurar que su gabinete no regateará esfuerzos.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha enviado hoy un mensaje de calma a la población de Lorca tras el terremoto sufrido ayer en esa localidad y ha asegurado que desde el Ejecutivo "no vamos a regatear ningún medio económico para la tarea de la reconstrucción de la ciudad".

Zapatero ha comparecido ante la prensa en el Congreso de los Diputados, donde ha transmitido las condolencias del Gobierno a los familiares de las ocho víctimas mortales del seísmo y ha manifestado que el temblor ha supuesto un "impacto muy serio" en las infraestructuras, viviendas y patrimonio histórico de Lorca.

Zapatero ha anunciado que mañana el Consejo de Ministros aprobará las primeras medidas para abordar la ayuda y reconstrucción de la ciudad murciana y que, tras la reunión, él mismo viajará a Lorca.

Ha destacado asimismo el presidente la "magnífica" coordinación del Gobierno con el presidente de la Comunidad de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y con el alcalde de Lorca, Francisco Jódar, con quienes analizará mañana la situación.

También ha remarcado el esfuerzo de las administraciones para atender a los miles de afectados que se han quedado en la calle, traducida en el despliegue de 800 efectivos, la mitad de ellos militares, la instalación de 370 tiendas de campaña y el uso de 140 vehículos del Ejército y la habilitación de un hospital de campaña.

Zapatero ha dirigido un mensaje de calma a la población de Lorca "porque todos los medios están puestos en marcha" para paliar las primeras necesidades de los heridos y desalojados, y de "apoyo" porque, mañana mismo, el Gobierno abordará ya las primeras medidas normativas para abordar "de manera urgente" la reconstrucción.

Ha reconocido el presidente que la tarea que se afronta ahora "va a exigir mucho trabajo", pero, al mismo tiempo, ha reafirmado: "No vamos a regatear ningún medio económico para la tarea de la reconstrucción de la ciudad de Lorca".

Con este fin, el Gobierno colaborará "al máximo" su despliegue con el de la comunidad autónoma y el Ayuntamiento, instituciones con las que, ha remarcado, ha existido una "magnífica coordinación" desde el primer momento.

Zapatero ha explicado que las primeras tareas de reconstrucción se dirigirán a las infraestructuras esenciales, empezando por las sanitarias, así como vías públicas y distribución de agua y que se están evaluando los daños en la estructura de las viviendas "edificio a edificio".

"Estamos ante un impacto serio en las infraestructuras públicas, sobre todo en edificios públicos y en el patrimonio histórico y cultural de Lorca", ha señalado Zapatero, quien ha agregado que los daños están siendo analizados desde distintos ministerios.

Se ha referido asimismo a los importantes daños que se han producido en las viviendas y ha avanzado que algunos ciudadanos no podrán volver a ocuparlas porque son irreparables.

Ha hecho hincapié en la "respuesta inmediata" y "con la máxima celeridad" y "coordinación" que todas las administraciones dieron en la tarde de ayer a la emergencia de esta catástrofe cuyo alcance material no se puede evaluar aún.

En ese sentido, ha cifrado en 800 los efectivos movilizados, de los que la mitad corresponden a la Unidad Militar de Emergencias (UME) y el Ejército de Tierra y, el resto, son policías y guardias civiles.

Tras señalar que hay un "elevadísimo número" de damnificados que han tenido que pasar la noche en "circunstancias difíciles", ha recalcado que la atención es cada vez "más ordenada" por parte de los servicios públicos pasadas las primeras horas de la emergencia.

Igualmente ha apuntado que el temblor que provocó más daños fue el segundo seísmo, de 5,1 grados en la escala de Richter, y que los expertos coinciden en que las réplicas irán perdiendo intensidad y distanciándose en el tiempo, permitiendo así que se recupere la normalidad.

"La naturaleza no avisa de los terremotos, no hay ningún modelo de predicción", ha manifestado el jefe del Ejecutivo, quien ha añadido que se conocen cuáles son las zonas de mayor riesgo sísmico y que lo que hay que hacer es tener preparados los medios necesarios y revisar las condiciones de los edificios.