Jueves, 12 de Mayo de 2011

El obispo Munilla denuncia un "agresivo" acoso a la asignatura de Religión

EFE ·12/05/2011 - 12:15h

EFE - El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, durante la conferencia que ofreció el primero hoy Bilbao, dentro de la tribuna de Nueva Economía Fórum.

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha denunciado hoy la existencia de una "agresiva" estrategia de "acoso y derribo" hacia la asignatura de Religión en el sistema educativo y ha asegurado que "la libertad de enseñanza y de conciencia están en peligro".

Munilla ha pronunciado en Bilbao una conferencia en la tribuna Nueva Economía Fórum centrada en la defensa de la asignatura de Religión en los colegios ya que, según ha afirmado, "en buena parte de los centros públicos no se oferta dicha asignatura, pese a que la legalidad vigente así lo establece".

Tras subrayar que su intervención "ni está pensada en clave política ni apunta a ningún partido político", ha mantenido que el problema radica en que actualmente se confunde la laicidad -que consiste en la existencia de un Estado neutral ante las creencias religiosas pero que las considera un bien para la sociedad, según ha dicho- y el laicismo.

"El laicismo -ha explicado- parte del supuesto de que la vida religiosa es una sensibilidad privada y de que al poder político le corresponde configurar una conciencia moral. Nosotros -ha añadido- asumimos una laicidad sana, pero no un laicismo anticlerical".

Monseñor Munilla ha opinado que "el laicismo anticristiano es astuto y trabaja por etapas" y, tras poner como ejemplo la ley del aborto, que, según ha dicho, "en un primer momento se legisló para casos extremos y, al final, se reguló el aborto libre", ha considerado que en el caso de la asignatura de Religión el proceso será el mismo.

"Primero se pusieron pequeños palitos en la rueda, pero luego se reivindicó su exclusión del sistema público de enseñanza y, finalmente, se terminará por sacar esta materia del currículum de la enseñanza concertada", ha opinado.

Después de recordar que, según la Constitución, los poderes públicos deben garantizar a los padres la posibilidad de elegir la educación "moral y religiosa" que deseen para sus hijos, Munilla ha insistido en que numerosos centros públicos "ni siquiera ofertan Religión e, incluso, se presiona a los padres que matriculan a sus hijos en esta asignatura para que renuncien".

Sobre este punto ha relatado que ha mantenido contactos con la consejera vasca de Educación, Isabel Celaá, que le ha manifestado su deseo de hacer cumplir la legalidad.

Munilla ha reconocido que en los últimos años la matriculación en la asignatura de Religión ha descendido y ha indicado que puede deberse a la secularización de la sociedad, pero quizás también a que "la no oferta determina la demanda".

Ante las críticas por el concordato entre el Estado y la Iglesia católica en España, Munilla se ha preguntado si la Iglesia sale cara al Estado cuando, según sus datos, "le ahorra 36.000 millones de euros anuales en colegios, infraestructura universitaria, hospitales o atención social".

También se ha referido a la actitud de la Iglesia vasca hacia las víctimas del terrorismo y ha reconocido que "al igual que el resto de la sociedad, no tuvimos la necesaria sensibilidad en épocas anteriores, por lo que hemos sido mal percibidos. En este aspecto, tenemos que avanzar".