Jueves, 12 de Mayo de 2011

Oklahoma pone en peligro el sueño de Memphis

Los Thunder se ponen 3-2 en la serie. Miami Heat elimina a Boston Celtics y espera rival en la final del Este

PUBLICO.ES / EFE ·12/05/2011 - 08:08h

EFE - El jugador de los Grizzlies Marc Gasol (2i) disputa el balón con Serge Ibaka (c) y Russell Westbrook (i) de los Thunder.

Los Thunder podrían acabar con el sueño de los Grizzlies. Los de Oklahoma están a una victoria de dejar fuera a Memphis, después de su victoria por 99-72 en el quinto partido de la semifinal de la Conferencia Oeste que se disputa al mejor de siete.

Fue una victoria coral: todos los jugadores de Oklahoma anotaron y Kevin Durant, imprescindible en otras ocasiones, sólo anotó 19 puntos. De hecho, entre cuatro jugadores de los Thunder lograron el 47 por ciento de acierto en los tiros de campo. La defensa de los locales fue muy eficaz y consiguió asfixiar a sus rivales, que nunca tuvieron facilidad en los tiros a canasta.

Los de Marc Gasol estuvieron desacertados en todas las facetas del encuentro. Bajo los aros también fueron superados, al capturar sólo 33 rebotes por los 50 de los Thunder.

Además, del ataque y defensa eficaz de los Thunder, el equipo de Oklahoma City iba a tener el factor sorpresa de su lado después de ver como el base reserva Daequan Cook surgió con su mejor actuación en lo que va de la fase final al conseguir 18 puntos y dejar en un segundo plato al titular Russell Westbrook, con 11 tantos.

Marc Gasol fue el máximo anotador de su equipo con 15 puntos

El único jugador de los Grizzlies que mantuvo el tipo fue el pívot español Marc Gasol, que acabó el partido como máximo anotador de su equipo con 15 puntos, aunque también perdió el duelo en las acciones bajo los aros al capturar cinco rebotes, nada que ver con los 21 del cuarto partido.

El resto de sus compañeros estuvo muy por debajo de otros partidos de la serie. Sólo tres jugadores acabaron con nueve puntos, incluido el ala-pívot estelar del equipo, Zach Randolph, que no tuvo nada de inspiración ni pudo con la defensa de los Thunder al anotar 3 de 9 tiros de campo y 3 de 7 de personal, además de capturar siete rebotes.

El base Mike Conley y el ala-pívot reserva Darrell Arthur fueron los otros dos jugadores que anotaron nueve puntos, pero los Grizzlies ya estaban abajo en el marcador en el descanso, 46-35.

Mientras que el base novato venezolano Greivis Vásquez, dentro de la mala noche encestadora de los Grizzlies, iba a estar perfecto al jugar 16 minutos en los que estuvo perfecto después de anotar 2 de 2 en tiros de campo y también 2-2 desde la línea de personal, dio tres asistencias y capturó un rebote.

Los 'Beach Boys' dejan fuera a Boston

Mientras, Miami confirmó que aspira al anillo de campeón tras eliminar a los Boston Celtics en la semifinal del Este. La llegada en verano de LeBron James y Chris Bosh tenían el objetivo de acabar con el reinado en el Este del equipo verde y así se ha cumplido. El siguiente paso debe ser superar la final de Conferencia para pelear por el título de la NBA. En ella ya esperan al vencedor de la serie entre los Chicago Bulls y Atlanta Hawks, que dominan los primeros por 3-2.

Unos últimos tres minutos soberbios de James, en los que Miami logró un parcial de 10-0 decantaron la balanza. Victoria por 97-87. Los Heat disputarán una final de Conferencia cinco años después. Pese a la gran aportación de LeBron, la auténtica estrella del partido fue el escolta Dwyane Wade, que anotó 34 puntos, mientras que James lograba 33.

Wade fue el que mantuvo todo el tiempo al equipo en el partido hasta que llegaron las genialidades de James, que en la racha de 16-0 conseguida por los Heat en los últimos 4:28 segundos para concluir el partido anotó 13 puntos incluidos tres triples.

El escolta estrella de los Heat jugó 43 minutos para anotar 13 de 19 tiros de campo, falló un intento de triple, y seis de 15 tiros de personal, capturó 10 rebotes, repartió cinco asistencias y recuperó cuatro balones.

James hizo su mejor partido en lo que va de serie y esta vez si surgió en los momentos decisivos al conseguir los triples que iban a cambiar la historia del partido.