Jueves, 12 de Mayo de 2011

El voto friki

ANÍBAL MALVAR ·12/05/2011 - 08:20h

El curso de estas elecciones, en Madrid, sólo lo puede alterar el voto friki. Alberto Ruiz-Gallardón lo ha captado. Como el PSOE e IU son aconfesionales o contra confesionales, no se enteran de la misa la media.

Dado que el término friki no sale en la RAE, habrá que hacer un esfuerzo didascálico. A ver si no siempre ganan los mismos por lo mismo.

Madrid y Londres son las dos grandes capitales del frikismo europeo. Lo digo yo, que he sido friki en muchas ciudades. En el lenguaje barriobajero londinense el utilizado por hampones, putas y policías los términos freak, nerd o geek no son ya peyorativos. Quien busca a un freak, a un nerd o a un geek busca, respectivamente, a un genio, a un científico refulgente o a un fabuloso hacker. En una reciente serie de la BBC inspirada en Conan Doyle, la Policía requiere los servicios de Sherlock Holmes con esta frase: "Hay que llamar al friki".

Madrid no es Londres. En Madrid no se valora tanto al friki. Madrid es España, y el gran mito cultural español es un caballero al que llamaban loco por leer y soñar demasiado.

¡Anda, bolo, que te vas a quedar tonto de tanto leer! te dicen siempre las tías abuelas.

El problema es que Gallardón ve en el friki a un descasillado, a un extremista de lo onírico, a un despistado que pasea, a uno que se ha quedado tonto de tanto leer. Y se equivoca.

Gallardón, tan poscontemporáneo que no tiene pudor en llorar en público cuando le zurra la Espe, confunde al friki con el indeciso, con el tonto vacilante. No. El friki nunca votará a un subastero que lo tome por imbécil, a un charlatán de feria que, en La Moraleja, vende una fórmula a las pijas contra las patas de gallo, y, en Carabanchel, la misma fórmula a los hijos de los parados contra la desnutrición.

Ante Rajoy es centrista, ante Aznar es bolchevique, ante Aguirre es Caperucita con colmillos y en Catalunya es racista: "El discurso de Albiol es constructivo", dice del candidato betulense del PP. Albiol es uno que promete hacer "la vida imposible hasta que se vayan" a los inmigrantes que delincan. De reinsertar, ni hablamos.

Gallardón pierde así el voto friki. Ha insultado el lema sabio del geek, del Quijote, de ese hombre tan puro que necesita sentirse extranjero hasta en su ciudad natal para saberse humano: el friki. ¿Gallardón es derecha civilizada? Venga, coño. No lo es. Palabra de friki.

Noticias Relacionadas