Jueves, 12 de Mayo de 2011

50 minutos de bronca entre Quique y Forlán

El charrúa reprocha al técnico sus ataques

HUGO JIMÉNEZ ·12/05/2011 - 08:00h

La relación entre Quique y Forlán ha tocado fondo. Las diferencias entre ambos habían sido siempre grandes, pero desde el martes ya son insalvables. Quique, que llevaba tiempo denunciando en privado la falta de actitud del delantero durante los entrenamientos, atacó públicamente al uruguayo tras la derrota del Atlético en Santander (2-1). "Vosotros habéis visto a Forlán y vosotros sois los que le tenéis que juzgar, yo no lo haré. Las cartas están sobre la mesa", dijo aparentemente enfadado el entrenador del Atlético.

Minutos antes, en el vestuario de El Sardinero, Quique había reprochado airadamente a la plantilla su mal partido ante el Racing. "No podemos dar esta imagen", reprendió a sus jugadores. Pero allí no señaló individualmente a nadie. El técnico aguardó a su momento y, aprovechándose de una pregunta en sala de prensa sobre la alineación, atizó a Forlán. Más tarde, en el viaje de regreso a la capital, ninguno de los dos hizo por suavizar las cosas. Quique se pasó todo el vuelo con los auriculares puestos; mientras Forlán expuso sus sentimientos victimistas a todo aquel que le ofreció la oreja.

Flores dice que se le malinterpretó, pero acusa al jugador de falta de actitud

Hace tiempo que la relación entre ambos es insostenible. Los siete partidos consecutivos fuera del equipo titular demuestran que Quique no cuenta con Forlán, pero ahora el uruguayo aprovecha las declaraciones del técnico para argumentar que fue "humillado públicamente". Eso es lo que Forlán está dejando caer a través de sus canales habituales. El 7 alega que nunca se quejó de su nuevo rol de suplente. Y añade Forlán (que en su día filtró que no rendía porque sus compañeros no le pasaban) que Quique, "un perfecto conocedor de los medios", desvía su propia culpa de la derrota cargando contra él.

Ayer hubo una larga reunión en la Ciudad Deportiva de Majadahonda. 50 minutos de acalorado combate entre el técnico y el jugador en presencia de García Pitarch, director deportivo, y toda la plantilla. El uruguayo reprochó al técnico que le criticara públicamente y este se defendió diciendo que sus palabras "están sacadas de contexto". Aún así, Quique fue mucho más duro: le recriminó a la cara su "falta de actitud y profesionalidad".

El nuevo conflicto entre ambos ha dinamitado el vestuario. La mayoría apoyan la versión de Quique, y coinciden en que la rubia "siempre va a lo suyo". Pero otros creen que el entrenador rompió los códigos del vestuario. "No era un día para señalar a nadie", dijo el verdadero capitán, Antonio López.