Jueves, 12 de Mayo de 2011

Un Giro en mountain bike

Aumentan las protestas entre los ciclistas por el recorrido de la carrera italiana: ayer, 19 kilómetros sobre tierra

IGNACIO ROMO ·12/05/2011 - 08:00h

El ciclista español Alberto Contador, del equipo Saxo Bank, pedalea durante la quinta etapa del Giro de Italia.EFE

Un Giro de escándalo. La tragedia de Weylandt fallecido el lunes tras caerse durante una bajada fue seguida ayer por nuevas caídas que resucitaron los peores fantasmas. El de ayer volvió a ser un día peligroso en la ronda italiana. Las nuevas ideas de los organizadores se han centrado en añadir nuevos tramos de tierra y la etapa volvió a tener caídas: una de ellas encogió el corazón de los aficionados.

El holandés Slagter (Rabobank) acabó en el suelo y sembró el pánico otra vez. Marchaba en el grupo perseguidor y cayó pasado uno de los tramos de tierra (strada bianca, como los conocen los italianos), sobre un asfalto sucio y deslizante debido a los restos de grava que iban depositando los tubulares de los ciclistas. La zona, además, era un tramo de carretera estrecha.

Pipe Gómez (ACP): "Pueden pasar más cosas de este tipo en próximas etapas"

El miedo se extendió rápidamente porque el ciclista no se movía. Los médicos volvieron a echar pie a tierra con rapidez. El ciclista seguía postrado, en medio de la carretera. Los coches y los ciclistas sorteaban como podían a los doctores y a Slagter, que ni siquiera era apartado a un lado. Al final, el holandés fue recuperándose, pero tuvo que ser trasladado al hospital, donde se recuperaba de las heridas sufridas.

El presidente de la Asociación de Ciclistas Profesionales Españoles (ACP), Pipe Gómez, denunció ayer que "las cosas no se están haciendo bien del todo" y recordó que existen otras etapas de la ronda italiana de este año "que pueden ser muy peligrosas para el ciclista".

"Cuando pasan estas cosas, nos echamos las manos a la cabeza. Son imágenes duras, dramáticas, y es cuando se empieza a abrir la idea, por desgracia, de que las cosas no se están haciendo del todo bien, no sólo por lo que pasó, que parece que fue inevitable, sino por lo que puede pasar en otras etapas, más días de peligro", señaló el exciclista del Kelme.

Contador, enfadado: "En el sterrato' nos jugamos caídas graves"

Gómez ve "necesaria" una reflexión. "Lo más importante es la seguridad. Y no veo muy lógicas etapas con recorridos de más de 200 kilómetros, como la que tuvieron que soportar el martes los corredores, cuando lo que se quiere es preservar la salud del deportista y que haya una competitividad".

Alberto Contador se quejó amargamente por lo sucedido esta semana. "No merece la pena para nada arriesgarse a caídas graves en estos recorridos", dijo el madrileño, muy enfadado con los tramos de tierra. "El sterratono tiene sentido. Espero que no vuelvan a poner cosas como esta", señaló el último ganador del Tour, pendiente de la sentencia del TAS por su positivo con clembuterol. "Ha sido increíble la velocidad que hemos llevado hoy por estos caminos de tierra. Estoy contento porque yo los superé sin problemas y ahora ya puedo pensar en recuperarme para la etapa de mañana", añadió.

Contador, noveno

Poco después de la caída del holandés Slagter, su compatriota Pieter Weening atacó. Más tarde supo aguantar el tipo en la empinada carretera con destino a Orvieto, con tramos de hasta el 15% de desnivel. Sólo Scarponi intentó darle caza, pero el grupo, en el que marchaban Contador y Nibali, no colaboró. Weening es el nuevo líder y Lastras, quinto, es el primer español. Contador es noveno, a 30 segundos.