Jueves, 12 de Mayo de 2011

La sacudida estalló a tan sólo un kilómetro de la superficie

JAVIER SALAS / ANNA FLOTATS ·12/05/2011 - 06:00h

La devastación que provocó ayer el terremoto lorquino se explica, en gran medida, por la escasa profundidad a la que estalló la bomba sísmica'. La segunda sacudida que ayer sufrió Lorca, poco antes de las 19.00 horas, se registró tan sólo a un kilómetro de profundidad, prácticamente bajo los pies de los murcianos. El sismo previo, ocurrido pasadas las 17.00, ocurrió a 10 kilómetros de profundidad.

"El segundo episodio fue muy superficial, liberando toda su energía muy cerca de edificios y personas, lo que explicaría por qué ha sido más destructivo de lo esperable", explica la investigadora del CSIC María José Jurado. Según relata esta geofísica, que tiene estudios en marcha sobre las placas que afectan a esa zona, los temblores de esta o parecida magnitud no suelen ser tan devastadores. Pero tampoco suelen liberar su energía tan cerca de la gente.

Un terremoto de esta magnitud no suele ser tan devastador

El sismo lorquino fue el que se registró más cerca del exterior de entre los más de 30 que tuvieron lugar ayer en todo el mundo; el siguiente más superficial se desató a más de siete kilómetros de profundidad bajo California, según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos. Este dato, junto con la escasa fortaleza de las construcciones, explicaría el desastre provocado en una zona de especial actividad sísmica.

Tanto es así que el presidente del Colegio de Geólogos de España, Luis Suárez, afirmó hace justo un mes que un terremoto destructivo podría llegar a Murcia "próximamente, en un futuro no muy lejano". En un artículo publicado en la Opinión de Murcia, Suárez explicaba que las zonas de mayor riesgo en España son las provincias del sur del país y, ayer, poco después de conocerse el seísmo de Lorca, recordaba estos antecedentes: "El 26 de enero de 2005, un terre-moto de magnitud 4,7 provocó daños en 900 casas que fueron valorados en 4,8 millones de euros". Ese día no hubo muertos. Y, de hecho, un terremoto de 5,1 tampoco debería haberlos provocado.

Edificios poco preparados

El presidente del Colegio de Geólogos advirtió hace un mes del peligro

"Un seísmo de estas características produce daños en las construcciones, pero no genera colapso en ningún caso", señala Suárez, que añade que si se han derrumbado casas es porque "los edificios estaban en mal estado o eran antiguos". Los inmuebles de nueva creación en zonas con riesgo sísmico, insiste el geólogo, deben cumplir una normativa específica para asegurar que sus pilares, vigas y forjados son resistentes al colapso.

Las provincias de Málaga, Almería, Granada y Murcia, las de más riesgo sísmico, tienen terrenos sedimentarios, que los hacen más susceptibles a los temblores de la tierray afectan más a los edificios. Aun así, el presidente del Colegio de Geólogos de España advierte que los terremotos que provocan devastación son los que superan la marca de 6,5 grados en la escala de magnitud.

El vicepresidente del Colegio de Geólogos, José Luis Barrera, trató ayer de calmar a la población de Lorca advirtiendo, en un comunicado, de que "no existen fundamentos científicos para saber si un terremoto tendrá réplicas, ni de qué magnitud pueden ser". Barrera añadió que lo más peligroso son "los daños en los edificios afectados, que pueden terminar de derruirse".