Miércoles, 11 de Mayo de 2011

"Por qué, Mou, dinos ahora por qué"

La plaza de las celebraciones del Barcelona está ya desbordada por miles de seguidores que celebran la Liga conseguida

NOELIA ROMÁN ·11/05/2011 - 23:15h

Con un mucho de sentimiento y un tanto más de alegría, Abidal y Xavi se abrazaron en el banquillo del Ciutat de València, y entonces una marea azulgrana se desató por las calles de Barcelona rumbo a Canaletes. Las celebraciones de los jugadores del Barça abrieron la veda.

Y la euforia, contenida casi hasta el último suspiro por aquello del mal fario y lo arriesgado del marcador, estalló con todo su estruendo en la capital catalana. En cuanto el árbitro pitó y la hinchada desplazada a Valencia pudo compartir la explosión de júbilo de los muchachos de Pep Guardiola, los cohetes apuntaron al cielo barcelonés en un gesto ya tradicional: han sonado cinco veces en los últimos siete años.

Miles de banderas azulgrana y de senyeres comenzaron a agitarse; y los cánticos de "¡Campeones, campeones!" tomaron la plaça Catalunya, punto de concentración de los centenares de aficionados que optaron por seguir el partido a través de la pantalla gigante instalada a tan sólo unos metros de Canaletes.

Fue ahí donde la afición recibió el mensaje de Sandro Rosell. "Todos hemos remado en la misma dirección y por eso os queremos muchísimo", lanzó el presidente del Barça a la hinchada, a través de las cámaras de TV3. "Celebradlo con mucho civismo y seny, dando ejemplo de que sabemos ganar", añadió Rosell, antes de invitar a la afición a la rua de celebración que mañana recorrerá las calles de la ciudad y concluirá en el Camp Nou.

El club quiere que los niños sean entonces los protagonistas. Ayer, aunque se vieron algunos a hombros de sus papás, lo eran principalmente los más mayores, dada la hora.

Bailes y cánticos

Todos bailaron, saltaron y cantaron al ritmo de los grupos musicales que animaron la fiesta de la plaça Catalunya. "Hay que celebrarlo mucho, mucho, mucho", dijo Guardiola desde Valencia. Y, cómo no, la parroquia azulgrana siguió sus directrices a pies juntillas.

La marea azulgrana se fue desplazando hacia la fuente de Canaletes, a ritmo de los himnos tradicionales y de los de nueva creación. "¿Por qué?, ¿por qué?, Mourinho dinos por qué", cantaron una y otra vez con sarcasmo los seguidores del Barça, que no quisieron desaprovechar la ocasión de replicar al técnico del Madrid.

Como un bumerán, la pregunta lanzada con malicia e ironía por Mourinho le ha rebotado en forma de himno azulgrana. "¡Mourinho, eres el puto amo!", gritaban unos jóvenes subidos a las farolas que iluminan Canaletes.

"¡Força Barça y ahora a por la final de Wembley!", gritó Valdés a la hinchada, a través de la pantalla gigante, enfundado en su camiseta de conmemoración (‘El valor de tener valores', rezaba la leyenda, entre un pimiento azul y otro grana). Los aproximadamente 10.000 aficionados que le escuchaban en la plaça Catalunya y sus aledaños enloquecieron sin que, al cierre de esta edición, hubiera que lamentar incidentes de consideración. Aguardaban la llegada de los campeones al aeropuerto para seguir la fiesta.

Noticias Relacionadas