Miércoles, 11 de Mayo de 2011

Poca vitamina D en los recién nacidos eleva riesgo de infección

Reuters ·11/05/2011 - 18:29h

Por Amy Norton

Los recién nacidos con bajos niveles de vitamina D tendrían alto riesgo de desarrollar un tipo de infección pulmonar antes de cumplir un año.

La infección la causa el virus sincicial respiratorio (VSR), que inflama las vías aéreas pequeñas de los pulmones, en lo que se conoce como bronquiolitis. También puede causar neumonía.

De hecho, el VSR es la causa más común de neumonía y bronquiolitis en bebés, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés).

Un equipo halló que los bebés con niveles anormales de vitamina D al nacer eran seis veces más propensos que el resto a tener bronquiolitis por VSR en el primer año de vida.

Esto, para los investigadores, abre camino a la posibilidad de que recibir suficiente cantidad de vitamina D durante el embarazo pueda prevenir algunas infecciones por el VSR.

El autor principal del estudio, doctor Louis Bont, del Hospital de Niños de Wilhelmina en Utrecht, Holanda, dijo que, por ahora, las embarazadas deben cumplir la recomendación general sobre el consumo de vitamina D.

En Estados Unidos, el Instituto de Medicina acaba de elevar la dosis recomendada a 600 unidades internacionales (UI) por día y limitarla a 4.000 UI diarias.

Casi todos los niños tuvieron el VSR a los 2 años de edad y la mayoría con síntomas leves. Pero entre uno y dos de cada 10 desarrollan bronquiolitis y uno de cada 10 de ellos son hospitalizados.

El estudio, publicado en la revista Pediatrics, incluyó los casos más graves de VSR: bebés con síntomas de bronquiolitis, como sibilancias y tos moderada a grave.

Al inicio del estudio, el equipo determinó los niveles de vitamina D en sangre del cordón umbilical de 156 recién nacidos.

El 27 por ciento tenían niveles de vitamina D considerados anormales. Otro 27 por ciento tenía niveles medios que algunos expertos consideran demasiado bajos, aunque existe controversia al respecto. El resto (el 46 por ciento) tenía niveles adecuados de vitamina D.

A 18 bebés de les confirmó la infección por VSR durante el primer año de vida. Y los bebés con los niveles más bajos de vitamina D al nacer eran seis veces más propensos a desarrollar una infección por el VSR que el grupo con niveles normales.

No se registró ese aumento del riesgo en los niños con niveles medios de vitamina D.

Bont aclaró que los resultados no prueban que sólo un nivel alto de vitamina D al nacer vaya a prevenir las infecciones por VSR, sino que podrían existir otras explicaciones para esa relación.

Un investigador ajeno al estudio está convencido de que la vitamina D sí tiene un efecto "real" en las infecciones respiratorias de los bebés.

"Pero tenemos que hacer más ensayos clínicos", dijo el doctor Carlos Camargo, profesor asociado de medicina de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston.

En un estudio que acaba de publicar con su equipo en Pediatrics, halló que niveles más altos de vitamina D en los recién nacidos estaban asociados con una disminución del riesgo de que tuvieran infecciones respiratorias, en general durante los tres primeros meses de vida.

De modo que el nuevo estudio "coincide" con esa investigación, apuntó Camargo. Con su equipo comenzó a estudiar distintas dosis de vitamina D para las embarazadas y suplementos para los bebés.

Pero Camargo dijo que ya existen motivos suficientes como para que las embarazadas se aseguren de que están recibiendo suficiente vitamina D, incluida su salud ósea.

FUENTE: Pediatrics, online 9 de mayo del 2011