Miércoles, 11 de Mayo de 2011

Insertarse objetos en la piel sería un tipo grave de autolesión

Reuters ·11/05/2011 - 16:07h

Por Kerry Grens

En un nuevo estudio, médicos describen una forma común de autolesión adolescente que incluye insertarse objetos en la piel o los músculos.

Esa conducta, para los investigadores, pertenece a las conductas de autolesión, pero una forma más grave estaría asociada con el pensamiento suicida y trastornos psiquiátricos graves.

"Existe un intento de autolesión más fuerte que el de cortarse solamente", dijo el doctor William Shiels, radiólogo del Hospital Nacional de Niños de Columbus, en Ohio, y coautor del estudio.

"Insertarse un clip de 16 cm, no sólo en un brazo sino en los dos, demanda una intensión personal de daño que es significativa", agregó.

La autolesión, que suele ser con cortes o quemaduras, es una conducta bastante común; se estima que entre el 4 y el 30 por ciento de los jóvenes se autolesionan de alguna manera. El dolor proporcionaría alivio psicológico y no se lo suele considerar parte de un intento de suicidio.

El equipo analizó 600 historias clínicas de niños a los que se les habían extraído objetos de tejidos corporales, e identificó 21 situaciones de autolesión intencional en 11 pacientes entre el 2005 y el 2008.

Todos los pacientes eran adolescentes (la mayoría eran mujeres) de entre 14 y 18 años. Habían ido al hospital porque dijeron que se habían colocado un objeto en la piel o por una infección en ese sitio.

Ganchos, minas de lápices y clips metálicos eran los objetos más comunes, a menudo colocados en el brazo. A un adolescente lo habían tratado cuatro veces por un total de 35 objetos. Otro paciente se había colocado un vidrio en el cuello.

Todos los pacientes tenían trastorno bipolar, que se caracteriza por ciclos de manía y depresión. La mayoría también presentaba estrés postraumático y otros problemas, como depresión, personalidad fronteriza o trastorno de déficit de atención con hiperactividad.

Diez pacientes vivían en hogares de cuidados psiquiátricos grupales.

Según Shiels, la multiplicidad de trastornos es estos adolescentes es una de las diferencias entre el autoimplante de objetos y otras formas de autolesión.

El estudio, publicado en la revista Pediatrics, reveló que el 90 por ciento de los que se insertaban objetos tenía pensamientos suicidas.

FUENTE: Pediatrics, online 9 de mayo del 2011