Miércoles, 11 de Mayo de 2011

Tres editoriales francesas denuncian a Google por digitalizar sus obras

Gallimard, Flammarion y Albin Michel piden 9,8 millones de euros por subirlas a Internet

EFE ·11/05/2011 - 15:30h

Tres de las principales editoriales francesas, Gallimard, Flammarion y Albin Michel, denunciaron al gigante de internet Google por haber digitalizado y colgado en la red obras suyas, informaron hoy fuentes de las empresas. Las tres grandes editoriales reprochan al sitio web haber digitalizado obras cuyos derechos poseen ellos, dentro de su macroproyecto de construcción de una gran biblioteca en la red, que consideran piratería.

En total, reclaman a Google 9,8 millones de euros (14 millones de dólares) a razón de unos 1.000 euros (1.434 dólares) por libro digitalizado sin su permiso, indicaron los denunciantes, que precisaron que la cifra va en aumento porque el gigante de internet continúa su labor. Hasta el momento, y gracias a los datos aportados por un juez estadounidense, Gallimard tiene contabilizados 4.302 títulos suyos en el catálogo digital de Google, Flammarion 2.950 y Albin Michel 2.545.

La denuncia fue presentada el pasado viernes ante el Tribunal de Gran Instancia de París, que ahora deberá fijar un calendario de comparecencias para que Google explique los motivos por los que ha actuado de esta forma. Google mostró su sorpresa por esta nueva querella y aseguró estar convencido de la legalidad de su proyecto de digitalización y de su conformidad con las leyes francesas e internacionales en materia de derechos de autor.

Retirada de obras

El sitio web indicó que pretende seguir trabajando con los editores franceses "para encontrar los medios de aumentar las audiencias y las fuentes de ingresos para las editoriales, los autores y los libreros". El grupo de internet ya se ha enfrentado en el pasado con la Justicia francesa a causa de su proyecto de digitalización de libros.

A finales de 2009 fue condenada a 300.000 euros (430.000 dólares) de multa por la digitalización de libros de la editorial La Martinière, que también obtuvo de los tribunales que Google retirara sus obras de su catálogo en internet. Frente a la vía judicial abierta por estas editoriales, la primera del país, Hachette, optó por una ruta más conciliadora y en noviembre pasado firmó un acuerdo con Google para regular la digitalización de sus obras.

La editorial francesa, la segunda mayor del mundo, conserva la última palabra sobre los libros que pueden aparecer en el catálogo de Google, que, a cambio, tiene la posibilidad de ofrecer en su biblioteca en línea todas las obras agotadas de Hachette. El gigante de internet tiene hasta el momento digitalizados unos 12 millones de libros.