Miércoles, 11 de Mayo de 2011

La Audiencia Nacional condena a Tasio Erkizia a un año de prisión

Por homenajear y vitorear en 2008 al jefe de ETA fallecido José Miguel Beñarán, 'Argala', en un acto en Vizcaya

AGENCIAS ·11/05/2011 - 14:34h

PÚBLICO / GUILLERMO SANZ - Tasio Erkizia, a su llegada a la Audiencia el pasado mes de marzo.

La Audiencia Nacional ha condenado a un año de cárcel al histórico dirigente de HB Tasio Erkizia por homenajear y vitorear en 2008 al jefe etarra ya fallecido José Miguel Beñarán, "Argala", en Arrigorriaga (Vizcaya).

El fiscal Carlos Bautista pedía para él 18 meses de prisión, pero la sección primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional le ha rebajado la condena a un año de cárcel al apreciar la atenuante de dilaciones indebidas. En su sentencia, el tribunal considera que Erkizia se prestó voluntariamente a participar en un acto que era claramente un homenaje a un terrorista.

En el acto de homenaje, que estuvo presidido por un retrato de gran tamaño de "Argala" y por un cartel con el lema "independencia y socialismo 1949-1978", se proyectaron en una pantalla varias fotografías, entre ellas imágenes de etarras encapuchados.

"No es creíble la explicación de que era solo un recordatorio"

En su discurso, Erkizia afirmó que había que utilizar "la vía que más daño hiciera al Estado", según el escrito de acusación del fiscal. Al término de su intervención, los asistentes (cientos de personas) corearon gritos a favor de ETA y posteriormente tuvo lugar una manifestación.

Los carteles con los que se convocó el homenaje contenían textos como "la lucha armada no nos gusta a nadie, la lucha armada es desagradable, es dura, a consecuencia de ella se va a la cárcel, al exilio, se es torturado, a consecuencia de ella se puede morir, se ve uno obligado a matar, endurece a la persona, le hace daño, pero la lucha armada es imprescindible para avanzar".

"La lucha armada es imprescindible para avanzar", decía uno de los textos

Los magistrados de la Sección Primera de lo Penal aseguran además que "si el acusado se hubiera limitado a pronunciar un discurso estrictamente político en defensa de la independencia del País Vasco y el socialismo, su conducta no sería reprochable". "España es una democracia tolerante, no militante, es decir, no exige la adhesión a los postulados constitucionales sino que se puede defender cualquier idea", subraya la sentencia hecha pública hoy.

La resolución, de la que ha sido ponente el propio presidente de la Sala de lo Penal, el magistrado Javier Gómez Bermúdez, asegura que el acto se desarrolló "en torno a la rendición de honores, loa, elogio y alabanza de Argala, por lo que no es razonable ni creíble la explicación de que se trataba sólo de un recordatorio dentro de un acto político".

El tribunal concluye "del contexto en el que se produce su intervención, de su actitud y de sus palabras y gestos" que la única voluntad de Erkizia era "exaltar la figura de José Miguel Beñarán, cuya única actividad conocida es la de terrorista y al que se presenta como héroe e icono".