Miércoles, 11 de Mayo de 2011

Los responsables del desastre de Bhopal no tendrán que afrontar penas más duras

El Tribunal Supremo desestima la petición del Gobierno indio de revisar los cargos por la fuga de un gas tóxico que ha matado a más de 25.000 personas

AGENCIAS/M.S. ·11/05/2011 - 14:17h

AFP/Raveendran - Un hombre contempla las instalaciones de la planta que Union Carbide tenía en Bhopal (India).

El Tribunal Supremo de la India ha desestimado el recurso presentado por el Gobierno para revisar los cargos contra los siete directivos de Union Carbide, la empresa de químicos estadounidense responsable de la fuga de una nube tóxica en Bhopal (centro del país) que ha costado la vida a más de 25.000 personas, y así endurecer las penas.

Hace 26 años, 40 toneladas de metilisocianato se filtraron a la atmósfera desde la planta de pesticidas, ya clausurada, que Union Carbide tenía en Bhopal. El aire se contaminó y 3.000 personas fallecieron en el acto. Desde entonces, unas 25.000 han muerto por el gas tóxico, mientras que unas 100.000 personas que tuvieron contacto con el gas padecen enfermedades derivadas de la exposición como cáncer o ceguera, además de las malformaciones que se han registrado en muchos niños nacidos en la localidad. 

"Nunca ha habido justicia para las víctimas de Bhopal y aún, 26 años después, sigue sin haberla"

En 1996 se establecieron los cargos contra la empresa. Mientras que las autoridades indias pedían una acusación de homicidio, el Supremo consideró que no había pruebas suficientes para esta acusación a los responsables locales de la compañía norteamericana, lo que limitaba las penas para los acusados.

No fue hasta junio de 2010, tras 25 años, cuando el director y seis ejecutivos de la química fueron condenados a dos años de prisión y una multa de 500.000 rupias (menos de 9.000 dólares) tras ser acusados de negligencia con resultado de muerte. Horas después estaban en libertad bajo fianza mientras las víctimas exigían justicia.

Ahora, el Buró Central de Investigaciones indio había solicitado que se revocara la decisión del Supremo de rebajar la gravedad de los cargos imputados a los responsables locales de la compañía y conseguir así penas más duras para los condenados, después de la sentencia "ridícula", según matizaron las propias víctimas, obtenida en 2010.

Sin embargo, el Supremo ha considerado este miércoles que no existen motivos que respalden un caso de homicidio culposo que endurecería la sentencia. "Los materiales presentados no cumplen el requisito (para homicio)", ha afirmado el presidente del Tribunal Supremo, Sarosh Homi Kapadia.

La justicia que no llega

Tras conocer la sentencia, han llegado las primeras críticas. "Las víctimas siguen sufriendo la negligencia del Gobierno y la incapacidad de los tribunales para ver los hechos presentados por los supervivientes", ha denunciado Nitwanand Gawaraman, portavoz de 'Campaña Internacional por la Justicia en Bhopal ', una de las principales agrupaciones de afectados.

Después de un cuarto de siglo con el caso en los tribunales, la noticia no ha desanimado a quienes buscan otra justicia. "Este no es en absoluto el final de nuestra lucha por que se haga justicia la propia sentencia del Supremo deja claro que no cierra las puertas a nuevas actuaciones en los tribunales si aportamos nuevas pruebas. Y las tenemos", ha asegurado Gawaraman. 

Uno de los abogados de las víctimas, Avi Singh, tampoco se ha mostrado de acuerdo con la desestimación. "Nunca ha habido justicia para las víctimas de Bhopal y aún, 26 años después, sigue sin haberla", ha argumentado Singh, en la misma línea que lo ha hecho Satinath Sarangi , quien se ha preguntado sobre la imagen que estas acciones transmiten:  "¿Cuál es el mensaje que el Tribunal Supremo está enviando? El mensaje es que (las empresas) puede venir, puede herir, puede matar y puede salirse con la suya dos años".

En diciembre del pasado año, el Gobierno pidió una mejor indemnización a las víctimas, después de que en 1989 la empresa aceptara pagar 470 millones de dólares, porque consideró que esta cifra estaba basada en una estimación errónea del alcance de la catástrofe. 

Pero Dow Chemicals, que se hizo con la empresa tras el accidente, ha negado hasta el momento cualquier responsabilidad.

Noticias Relacionadas