Miércoles, 11 de Mayo de 2011

Ban Ki-moon aliviado por muerte de Bin Laden, pide contención a Siria y Libia

EFE ·11/05/2011 - 11:02h

EFE - El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, tras la primera jornada de la III Conferencia Internacional sobre la Reducción de Riesgos en casos de Desastre en Ginebra, Suiza, ayer martes 10 de mayo de 2011.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo hoy sentirse "aliviado" tras la operación lanzada por EEUU que acabó con la vida del líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, en Pakistán.

En conferencia de prensa en Ginebra, Ban también apeló a los dirigentes de Siria y Libia para que permitan el acceso de la ayuda humanitaria a los civiles y cesen la represión.

"Me siento aliviado de que se haya hecho justicia con este inspirador del terrorismo", respondió Ban Ki-moon, a una pregunta sobre la reciente operación lanzada por Estados Unidos en Pakistán y que acabó con la vida de Osama Bin Laden, el líder de la red terrorista Al Qaeda.

"Deben ustedes entender que toda la operación se realizó en condiciones muy difíciles y complicadas", señaló el secretario general, acerca de las críticas que la operación ha generado en algunos sectores por no haber capturado vivo a Bin Laden para juzgarle.

El responsable de la ONU también se refirió a la situación en Siria, donde el régimen de Bachar al Asad está reprimiendo por la fuerza militar las protestas pro democracia, y pidió a las autoridades que autoricen la entrada en la ciudad meridional de Deraa de un equipo humanitario del organismo.

"Me siento decepcionado de que nuestro equipo humanitario no haya podido aún entrar en Deraa", señaló.

Ban aseguró que el propio presidente sirio le había dado garantías de que el equipo podría acceder a esa ciudad sitiada por los tanques.

Acerca de la situación en Libia, donde prosiguen los combates entre las fuerzas de Muamar Gadafi y los rebeldes, el secretario general pidió a las autoridades libias que cesen de atacar a los civiles.

"He hablado con el primer ministro libio y le he dicho que deben dejar de atacar a los civiles, así como permitir el acceso de la ayuda humanitaria" a aquellos que la necesiten.

Agregó que el primer ministro ha aceptado recibir al enviado especial del secretario general, y que éste "irá a Trípoli lo antes posible".

También apeló a que se ponga en práctica en Libia "un alto el fuego" lo antes posible.

El secretario general, que se encuentra en Ginebra para participar en una reunión internacional sobre respuesta a los desastres, pidió igualmente a la comunidad internacional que ayude a los pueblos árabes que están haciendo sus revoluciones.

Y respecto a Túnez y Egipto, que lograron derrocar a sus antiguos dirigentes, les pidió que aprovechen esa oportunidad "que sólo se da una vez en una generación" para lograr la regeneración democrática.

"Es un momento crítico y el pueblo egipcio debe mantener la unidad para lograr sus aspiraciones de democracia. Confío en que no dejarán que la violencia sectaria" haga descarrilar este proceso, señaló Ban, en referencia a los recientes enfrentamientos en El Cairo entre musulmanes y cristianos coptos, que han causado 12 muertos.

En otro orden de cosas, el máximo responsable de la ONU también pidió a los dirigentes mundiales que aprendan las lecciones de los accidentes nucleares de Chernóbil y Fukushima y que debatan seriamente acerca de cómo fortalecer los estándares de seguridad de las plantas atómicas.

"Creo que reforzando los estándares de seguridad, la energía nuclear puede seguir siendo una importante fuente de energía, que además contribuye a luchar contra el cambio climático", afirmó.