Miércoles, 11 de Mayo de 2011

Permiso de maternidad por cuidar de la nieta

La mujer tiene la tutela de la niña desde que murió su hija, hace un año

VANESSA PI ·11/05/2011 - 01:00h

Pilar muestra en su casa el texto del real decreto que avala la prestación de la que disfruta desde el 5 de mayo. efe

Pilar Portero no parió a Lola, tampoco la adoptó ni la tiene en acogida, pero puede disfrutar de un permiso de maternidad de 16 semanas como si así lo hubiera hecho. Pilar, vecina de Zaragoza, de 60 años, es la abuela de Lola y su tutora judicial desde el pasado mes de marzo. Hace un año, la madre de la niña, que ahora tiene 5 años, murió en un accidente de tráfico.

Su caso ha puesto en evidencia un derecho que la legislación española reconoce desde 2009, cuando el Gobierno aprobó el Real Decreto 295/2009, que regula las prestaciones económicas por maternidad y paternidad. Hasta entonces, el Estatuto de los Trabajadores (de 1995) sólo reconocía el derecho al permiso de maternidad para las parturientas, las madres adoptivas y las de acogida. Había un vacío legal respecto a la tutela judicial.

"He dado a conocer mi caso para que la gente reclame", dice la abuela

Un trabajo de limpiadora

Pilar trabaja desde hace 12 años en la misma empresa, dedicada a la limpieza. "Contenta" con el trato de sus jefes y con la tarea que desempeña, la mujer se mostraba ayer aún más satisfecha con ellos por el derecho reconocido.

No hizo falta acudir a los tribunales. La dirección de la empresa, cuando conoció de la existencia del real decreto 295/2009 que amplía el derecho a la maternidad a los tutores legales, no tuvo ningún problema en reconocérselo, explica Laura Lirola, la graduado social del sindicato UGT que ha llevado el caso. Esta norma fue una adaptación a la legislación española según los preceptos de la Ley de Igualdad, que había entrado en vigor en 2007.

La madre de la pequeña murió en un accidente de tráfico

"Todos los trámites se gestionaron a través del comité de empresa", recuerda Pilar, afiliada a UGT. El pasado mes de marzo, un juez le concedió la custodia de su nieta, a la que ya cuidaba desde hacía un año. Fue entonces cuando tres miembros del comité de empresa de la compañía donde trabaja Pilar plantearon solicitar el permiso de maternidad para la mujer. Laura Lirola, de UGT, también se puso a trabajar en ello.

Lirola explica que, en un principio, cuando se planteó a la empresa que le diera a Pilar el permiso de maternidad, esta se negó alegando que no le correspondía, basándose en el Estatuto de los Trabajadores.

Pero cuando Lirola y el comité de empresa informaron a la empresa de que un real decreto ampliaba ese derecho a los tutores legales de un menor, los dueños de la empresa "no dudaron en concedérselo", explica Lirola. "Enseguida nos solicitaron la documentación para tramitarlo", añade. Y el proceso fue rápido.

Dar ejemplo

El jueves de la semana pasada, 5 de mayo, Pilar empezó a disfrutar de su permiso de maternidad. "Es un derecho que me pertenece, que pertenece a todas las personas en mi situación, por eso he querido dar a conocer mi caso, para que la gente se entere y lo reclame si le corresponde", explica Pilar en conversación telefónica, prácticamente agotada después de atender a los numerosos medios de comunicación que se interesaron ayer por su historia, un caso pionero en España.

La vida de Pilar cambió anímica y formalmente de golpe y porrazo cuando su hija falleció a los 39 años. La mujer perdió a su hija y se tuvo que hacer cargo de su nieta. Pilar acogió a Lola, que entonces tenía 4 años, y empezó de facto a conciliar el trabajo con las atenciones a la niña.

Ahora, con casi cuatro meses de permiso de maternidad por delante, Pilar explica contenta que va a hacer "lo que hacen todas las madres", cuidar de la niña. "Podré llevarla al colegio, traerla, dedicar mi tiempo a ella..., porque lo necesita", concluye.