Martes, 10 de Mayo de 2011

Los derechos humanos vuelven a enfrentar a Washington y Pekín

EFE ·10/05/2011 - 21:04h

EFE - De izquierda a derecha, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, y sus compañeros de gabinete, del Tesoro, Timothy Geithner, y de Defensa, Robert Gates, delegados de la tercera ronda de Diálogo Estratégico y Económico entre Washington y Pekín.

EEUU y China concluyeron hoy su Diálogo Estratégico y Económico con profundas diferencias sobre la situación de los derechos humanos en el país asiático, que según la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, es "deplorable".

La jefa de la diplomacia estadounidense aseguró hoy en la jornada de clausura del evento que las dos mayores economías mundiales hablaron sobre todo tipo de asuntos, incluso los más espinosos, "como los derechos humanos" en China.

Clinton, que denunció ayer la represión en China durante la sesión inaugural del evento, evitó ahondar hoy en las críticas durante su comparecencia conjunta con el viceprimer ministro chino, Wang Qishan y el consejero de Estado chino Dai Bingguo.

En lugar de ello expresó su satisfacción por las conversaciones de alto nivel que, dijo, han conducido a un entendimiento más profundo entre los dos socios comerciales.

El tono cordial elegido para la clausura del encuentro contrasta con sus declaraciones a la revista estadounidense "The Atlantic".

En una entrevista publicada hoy por la revista, la secretaria de Estado califica de "deplorable" la situación de los derechos humanos en China y dice que el país está asustado y preocupado por las revueltas árabes.

Según Clinton, Pekín está "intentando detener el curso de la historia", en una aparente referencia a las recientes detenciones de activistas de derechos humanos, y añadió que con esas políticas el gigante asiático va "por el camino equivocado".

Preguntada hoy en rueda de prensa si las revueltas árabes podrían ser el detonante que ponga fin al régimen comunista de Pekín, Clinton se limitó a decir que "cada país y cada región es diferente".

"Es muy difícil extraer conclusiones amplias" de lo ocurrido en el norte de África y Oriente Medio aplicables a China, dijo Clinton, quien aseguró haber tratado el asunto en privado con Dai.

"En mis conversaciones con el consejero de Estado Dai mencioné una serie de informes realizados por expertos árabes desde el 2002 sobre el desarrollo de la región y como ésta se había quedado rezagada frente al resto del mundo, sobre todo Asia", dijo.

"O sea que hubo un gran intercambio de ideas pero no creo que podamos extraer conclusiones específicas más allá de decir que EEUU respalda las aspiraciones populares de los habitantes de Oriente Medio y el Norte de África", añadió.

Desde el lado chino también hubo alguna que otra crítica.

Así, el viceprimer ministro Wang aseguró en una entrevista por televisión la pasada noche que los estadounidenses tienen un conocimiento limitado de la "ancestral civilización" china y miran siempre primero hacia Europa.

"EEUU es la primera potencia mundial y los estadounidenses son gente muy sencilla", dijo Wang la pasada noche.

Pero al igual que en el frente estadounidense el tono elegido para la jornada de cierre fue más amistoso.

El viceministro de Exteriores chino, Zhang Zhijun, dijo en declaraciones a la prensa que China está comprometida con los derechos humanos y aseguró que su país ha logrado un "progreso notable" desde el establecimiento del Estado comunista en 1949.

"Ningún país ni siquiera EEUU es perfecto en el tema de los derechos humanos. Es normal que China y EEUU vean los derechos humanos de forma diferente en algunos aspectos", afirmó Zhang.

"O sea que solicitamos un diálogo y consultas basado en la igualdad, el respeto mutuo y la no interferencia en los asuntos internos", añadió.

EEUU ha intensificado sus críticas por la falta de respeto a los derechos humanos de Pekín tras la detención desde febrero de decenas de disidentes y defensores de los derechos humanos en China, entre ellos el célebre artista Ai Weiwei, en el marco de una campaña de represión que ha coincidido con la agitación civil para reclamar cambios democráticos en los países árabes.

La tercera ronda de diálogo clausurada hoy acogió, por primera vez, encuentros militares de alto nivel.