Miércoles, 11 de Mayo de 2011

El Parlamento Europeo se niega a renunciar a tener tres sedes

Buena parte de la culpa del 9% de su presupuesto anual en desplazamientos  la tienen las tres sedes oficiales que mantiene la institución

DANIEL BASTEIRO ·11/05/2011 - 01:00h

La Eurocámara se gasta un 9% de su presupuesto anual en desplazamientos. Buena parte de la culpa la tienen las tres sedes oficiales que mantiene la institución, desde la de Estrasburgo (donde se celebran la mayoría de los plenos), a la de Luxemburgo pasando por Bruselas.

Ayer, el pleno de la Eurocámara apostó por mantenerlas pese a los reiterados llamamientos a la austeridad por parte de las instituciones comunitarias. Un informe sobre ejecución presupuestaria pedía reducir el número de sedes y dejar abierta sólo la de Bruselas, que es utilizada en contadas ocasiones al año por los parlamentarios. El texto, que no prosperó, pedía tener "en cuenta la situación económica en muchos estados miembros". Si el Parlamento "tuviera un solo lugar de trabajo en el mismo sitio como las demás instituciones, se podría ahorrar de verdad", indicó.

Sin embargo, el equilibrio de sedes institucionales está muy asentado en la UE. La de Estrasburgo es defendida con pasión por el Gobierno francés, que advierte de que cerrarla pasa por un improbable cambio en el Tratado de Lisboa. La ciudad alsaciana es además un símbolo de unidad europea tras siglos de disputa por la región entre Francia y Alemania. En Luxemburgo residen los servicios administrativos. La comunicación entre las tres sedes obliga a desplazamientos continuos de funcionarios y documentación, con un gasto de 160 millones al año. Otro informe aprobado ayer propone que en algunas reuniones de trabajo en la Eurocámara se ofrezca solo la interpretación simultánea a seis lenguas, en vez de las 23 idiomas oficiales de la unión.