Martes, 10 de Mayo de 2011

Vacunación antigripal en embarazadas: cuanto antes, mejor

Reuters ·10/05/2011 - 18:32h

Por Amy Norton

Los expertos recomiendan vacunar contra la gripe a las embarazadas todos los años. Ahora, un estudio sugiere que cuanto antes se aplique la inmunización en las mujeres en gestación, mejor.

La investigación, que estimó el efecto de la vacuna antigripal aplicada en distintos momentos de la temporada de frío, reveló que los beneficios desaparecen si la inmunización va más allá de noviembre en el caso del hemisferio norte.

Las vacunas aplicadas a fines del otoño no previnieron tantas consultas médicas e internaciones, publica American Journal of Obstetrics and Gynecology.

"El mensaje es que cuanto antes sea la vacunación, mejor", dijo el doctor Evan R. Myers, del Centro Médico de la Duke University y autor principal del estudio.

En Estados Unidos, la temporada de influenza comienza en octubre y finaliza en mayo, pero el pico de infecciones es entre enero y marzo. Lo ideal es que la vacunación comience en septiembre o tan pronto como la vacuna estacional esté disponible, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés).

Mientras que la gripe provoca malestar durante una semana o más, las embarazadas tienen más riesgo que la población general de desarrollar síntomas graves y necesitar internación, en especial las mujeres que atraviesan el tercer trimestre de gestación en el pico de la temporada de gripe.

Pero la vacunación también es importante para las embarazadas que tendrán el bebé a comienzos de la temporada o justo antes del inicio, indicó Myers. Sus bebés son los que tendrán alto riesgo de sufrir complicaciones durante la temporada de gripe.

Los menores de 6 meses no pueden ser vacunados, pero si la madre recibió la vacuna durante el embarazo, sus anticuerpos contra la infección pasarán al bebé.

El equipo de Myers usó un modelo matemático para estimar los beneficios de la vacunación antigripal en distintos momentos de la inmunización durante el embarazo. Halló que la vacunación de todas las embarazadas podría prevenir más de un tercio de sus hospitalizaciones por influenza, es decir, a 1.235 hospitalizaciones por año.

Además, reduciría de más de 54.000 a unas 23.000 la cantidad de consultas médicas anuales que hacen las embarazadas por la gripe. También se beneficiarían los bebés menores de 6 meses: las hospitalizaciones por gripe disminuirían de más de 4.700 a unas 3.000 por año.

Pero el máximo beneficio se registró cuanto antes comenzaba la vacunación. Según el autor, en noviembre o antes.

Eso se observó especialmente al analizar la prevención de la enfermedad infantil: cuanto más se demoraba la vacunación, más bebés quedaban desprotegidos durante el pico de la temporada de gripe.

"Gran parte del beneficio está en la prevención de la enfermedad en los bebés. Eso es algo en lo que deberíamos insistir mucho más", dijo Myers.

El autor señaló que por cada 10 embarazadas de Estados Unidos, menos de cuatro se vacunan contra la gripe cada año. Se desconoce si en eso influye el temor a que algunas vacunas antigripales contienen timerosal, un conservante con mercurio.

No existen pruebas de que pequeñas dosis de timerosal en la vacuna sean dañinas. Pero para las mujeres que estén preocupadas, Myers comentó que existen vacunas antigripales sin timerosal.

Un estudio gubernamental reciente no halló pruebas de complicaciones inusuales por la vacunación antigripal en embarazadas de Estados Unidos en los últimos 20 años.

GlaxoSmithKline Inc., una de varias empresas que producen la vacuna antigripal estacional, financió el nuevo estudio.

FUENTE: American Journal of Obstetrics & Gynecology, online 18 de abril del 2011