Miércoles, 16 de Enero de 2008

Castro se deja ver con Lula, que le encuentra con una "lucidez increíble"

El presidente brasileño ha aprovechado la visita a Cuba para establecer la futura cooperación en la industria petrolera y la habilitación de líneas de crédito

BERNARDO GUTIÉRREZ ·16/01/2008 - 07:32h

Fidel Castro, junto a Lula en su residencia. EFE

Como el Ave Fénix, Fidel Castro renace de sus cenizas. Al menos esta es la impresión que se lleva el presidente brasileño Luiz Ignazio Lula Da Silva tras conversar durante dos horas y media con el convaleciente líder cubano.

“La opinión que tengo es que está muy bien de salud, con una increíble lucidez”, afirmó antes de augurar que “muy pronto Fidel estará listo para asumir su papel político en la isla, en la historia y en el actual mundo globalizado”.

Puede que la efusividad del líder brasileño proceda de los 1.000 millones de dólares que la primera potencia económica de América Latina invertirá en la isla ya que horas después el propio Fidel aseguraba no estar ya para muchos trotes.

“No disfruto de la capacidad física necesaria para hablarles directamente a los vecinos del municipio donde me postularon para las elecciones del próximo domingo. Hago lo que puedo: escribo”, indicó en su última carta publicada ayer .

Pero el influjo de Lula por la Revolución cubana y por su Comandante en jefe es máximo. “De las dos horas y media de reunión, Fidel habló durante dos horas y yo sólo 30 minutos. Es especial”, señaló cuando ya subía las escaleras del avión que le llevó de regreso a su país.

Al mandatario brasileño le acompañó una de las comitivas más numerosa desplegadas por Brasilia en los últimos años: cuatro ministros y el presidente de la gigante petrolífera Petrobrás, Sérgio Gabrielli.

El empresario carioca aterrizó en La Habana con objetivos mucho más ambiciosos que en la última cumbre de hace cuatro años.

Sin embargo, fue el portavoz de la Presidencia brasileña, Marcelo Baumbach, quien expuso los objetivos de la cumbre al indicar que “la economía cubana superó el periodo de dificultades y ha crecido alrededor a un 10%, lo que abre oportunidades al desarrollo e inversión”.

Petrobrás anunció la exploración de las ricas aguas del Golfo de México en busca del oro negro.

Además, Brasil quiere invertir 600 millones en infraestructura viaria, 45 en remodelación del sector hotelero y 90 en sanidad. 

A cambio, Cuba compartirá su desarrollo farmacéutico, especialmente en el tema de vacunas y medicamentos para enfermedades complejas de tratar como la hepatitis. Los biocombustibles, de los que Lula es un abanderado y Fidel un declarado enemigo, no se convirtieron en el plato indigesto de la cumbre, como algunos preveían.

La diplomacia brasileña destacó que Castro siempre ha centrado sus ataques en el etanol elaborado a base de maíz, y esto es una obra de ingeniería estadounidense. La de Brasil se consigue a base de caña de azúcar.

Al margen del impulso económico, la visita de Lula también supuso una indudable aproximación al régimen cubano, que desde la llegada de Raúl a la presidencia, estaban congeladas.

Un acuerdo de calado económico 
Petróleo
 

El acuerdo suscrito entre ambos países permitirá a la empresa Petróleos brasileños, S.A., (Petrobras) explorar y extraer crudo y gas en la zona del Golfo de México que pertenece a Cuba.

Tecnología

Ambos Gobiernos  se comprometen a desarrollar un programa de cooperación técnica y de transferencia de tecnología agrícola, en particular en el cultivo de la soja. Cuba se beneficiará de la experiencia acumulada por Brasil.

Sanitario

Cuba transferirá información técnica a Brasil para el desarrollo conjunto del Interferón Alfa 2 B,un medicamento necesario en el tratamiento de la hepatitis C. La Habana cede la patente para su producción y comercialización en Brasil.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha finalizado su visita oficial a Cuba con una cita con un convaleciente Fidel Castro, al que vio "con una lucidez increíble" y una salud "impecable" y listo para reasumir su liderazgo en la isla.

"Pienso que Fidel está listo para asumir el papel político que él tiene en Cuba y asumir el papel político que tiene en la historia del mundo globalizado y de la humanidad", declaró a la prensa el presidente brasileño en el aeropuerto internacional de La Habana, donde fue despedido por el presidente provisional de Cuba, Raúl Castro.

Fidel Castro y Lula, que tenía "interés personal" en realizar esta visita a Cuba, han mantenido una larga amistad desde la época en la que el hoy presidente de Brasil era un destacado líder sindiclista.

Lula dijo que su entrevista con Fidel Castro se extendió por dos horas y media, de las cuales, el líder cubano le aventajó con dos horas de conversación y él solo habló media, pero trataron "sobre todos los asuntos posibles".

Primer encuentro Castro-Lula en año y medio

La posibilidad de que ocurriera la reunión entre Castro y Lula fue una de las grandes incógnitas de esta visita, y se trata además del primer encuentro de ambos desde que el líder cubano contrajo hace 17 meses una grave enfermedad intestinal que lo obligó a delegar provisionalmente sus cargos en su hermano Raúl, primer vicepresidente del país.

Castro, que no aparece en público desde el 26 de julio del 2006 y desde marzo del año pasado se mantiene en el día a día de los cubanos con sus artículos de "reflexiones", se había reunido el pasado 20 de diciembre con el mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, como ya había hecho también en octubre y en noviembre.

Ahora, el gobernante de Brasil se ha convertido en el primer presidente que ha recibido en el nuevo año que comienza y el primero aparte de Chávez desde que en junio del año pasado se entrevistara con el nicaragüense Daniel Ortega.

Créditos y proyectos petroleros 

Esta visita del gobernante del coloso suramericano, estuvo marcada también por la economía, y en tal sentido, Lula subrayó la importancia de los diez acuerdos que suscribieron hoy los dos países y que prevén el establecimiento de marcos de cooperación en varias áreas como la industria petrolera y la habilitación de líneas de crédito.

Poco antes de emprender el regreso a su país, Lula también agradeció el recibimiento brindado por Raúl Castro y aprovechó la oportunidad para invitarlo a visitar a su país y prometió hacerle "un carnaval para que lo vea en Brasil". Por su parte, Raúl Castro, dijo estar "muy satisfecho" con la visita.

Noticias Relacionadas