Martes, 10 de Mayo de 2011

Estrasburgo aprueba recortar gastos en interpretación simultánea y rechaza reducir sedes

Se ofrecerá solo la interpretación simultánea a seis de las 23 lenguas oficiales

EFE ·10/05/2011 - 14:44h

B. CARREÑO - La sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo. BLN

La mayoría de eurodiputados ha rechazado hoy una propuesta que abogaba por reducir de tres (Bruselas, Estrasburgo y Luxemburgo) a una (Bruselas) las sedes del Parlamento Europeo para ahorrar dinero a la institución.

La estimación del coste anual por los traslados de lugar de trabajo es de 160 millones de euros, lo que representa el 9% aproximadamente del presupuesto total de la Eurocámara.

La proposición rechazada, dentro del informe de Ejecución del PE de 2009 del eurodiputado popular finlandés Ville Itälä, señalaba la "necesidad de ahorrar a todos los niveles, incluso a nivel de la Unión".

"Teniendo en cuenta la situación económica en muchos Estados miembros, si el Parlamento tuviera un solo lugar de trabajo en el mismo sitio como las demás instituciones, se podría ahorrar de verdad", apuntaba el texto.

Pese a que los eurodiputados han evitado abrir el debate rechazando la iniciativa, la decisión de cambiar la sedes del PE corresponde exclusivamente a los países de la UE, pues habría que modificar los tratados fundacionales.

Además del ahorro, la propuesta rechazada por los eurodiputados apuntaba que evitando los viajes a las distintas sedes del PE, se "ayudaría a reducir considerablemente la huella de carbono", en referencia a los viajes en avión que no se realizarían.

La negativa ha sido contrarrestada con la aprobación de un informe en el que se proponían que en algunas reuniones de trabajo en la Eurocámara se ofrezca solo la interpretación simultánea a seis de las 23 lenguas oficiales de la Unión Europea para ahorrar.

Según este sistema, se ofrecería siempre la interpretación a francés, alemán, inglés, polaco, español e italiano, y solo se dispondría de alguna otra traducción a petición expresa de un diputado de otra nacionalidad presente en la sesión.

De esta forma, "se garantizaría el derecho de los eurodiputados a intervenir en su propia lengua, pero evitando al mismo tiempo una interpretación innecesaria y gastos superfluos", señala el informe del popular finlandés Ville Itälä sobre la ejecución del presupuesto del PE de 2009.