Martes, 10 de Mayo de 2011

IU echa en cara a Cospedal su sueldo y la llama "la bien pagá"

Lara abronca al rey por no haber visitado a los saharauis en su viaje privado a Marruecos

JUANMA ROMERO ·10/05/2011 - 13:43h

Cayo Lara remasterizó la copla para esta campaña del 22-M. Le citaron en rueda de prensa una protagonista central en la batalla de las urnas, María Dolores de Cospedal, y le aplicó una letra archiconocida, La bien pagá. Para que no se olvide que la secretaria general del PP y candidata de los conservadores por Castilla-La Mancha cobró en 2010, según declaró ella misma y publicó este diario el pasado viernes, 223.597 euros, el triple del sueldo de José Luis Rodríguez Zapatero (78.185,04 euros al año). "Es la bien pagá. Dice que trabaja el doble", pero lo cierto es que su salario "es el más alto" de la política española, sazonó el coordinador.

La caravana de Izquierda Unida no se desplazó ayer a Castilla-La Mancha, sino a Murcia. Pero aún humeaba por la mañana la guerra mediática y política que coparon el lunes por la noche, en la misma ciudad (Tomelloso, en Ciudad Real), Cospedal y la ministra de Defensa, Carme Chacón, en sendos mítines. Ambos actos, censuró, "se pueden calificar como un nuevo circo, de gallinas en este caso, porque a lo mejor la política de igualdad de algunos consiste en hacer el circo y cambiar el escenario de hombres a mujeres". A fin de cuentas, una y otra no representan más que una ración de "lo mismo", de más políticas de derechas. Idea trillada hasta la extenuación en todas las intervenciones del coordinador.

Por la tarde, ya en el mitin al aire libre en el Auditorio Parque Fofó de la capital murciana, Cospedal y Chacón hicieron mutis por el foro. Lara cambió de actores sin tocar un milímetro el mensaje, y es que la simetría de PSOE y PP es uno de los ejes básicos para IU. El líder adaptó la máxima a la realidad de la región: "Si Zapatero es Eduardo Manostijeras y recorta a los trabajadores, Ramón Luis Valcárcel, el presidente de Murcia, es su monaguillo más aventajado". Lara tocaba así una cuerda sensible: las multitudinarias manifestaciones convocadas por los sindicatos contra el drástico ajuste que impuso el Gobierno regional en diciembre de 2010 para rebajar su déficit -4,95%, el segundo más alto de todas las CCAA- .

Lara sacó más actores a escena para abundar en el "bipartito" PP-PSOE: mentó a los políticos de las dos formaciones que son la "carcoma de lo público": Felipe González, José María Aznar, Miguel Boyer, Rodrigo Rato, Eduardo Zaplana. Todos saltaron de la esfera pública a la privada. "Habrá que preguntarles cómo han utilizado la información privilegiada, qué han defendido en el Gobierno, si los intereses públicos o los de las empresas que ayer privatizaron y hoy les dan cobertura. Se comportaron como mercenarios de la política. ¿A qué empresa se irá Zapatero? ¿A Aena? ¿A Loterías?", amarró.

Reivindicación republicana

El lunes, cayó la Iglesia. Y ayer, la monarquía. Lara recogió un tema que ha inundado la prensa de derechas en los últimos días: el viaje privado del rey a Marruecos. Si Juan Carlos hubiera sido "patriota", reprochó, "habría ido a visitar a aquellos que tuvieron DNI español y ahora viven en los territorios ocupados, los saharauis". Y repartió más estopa: "Debería haber ido a decirle a su hermano Mohamed VI que cumpla con las resoluciones de la ONU y respete el derecho de autodeterminación". Eso es lo que habría hecho un presidente "elegido por los ciudadanos". Ahí estaba su reivindicación de la República.

Lara se limitó a sacar su manual de campaña en un mitin en el que se le notó algo más bajo de tono. Igual que lo estuvieron los 700 asistentes. Se adentró, eso sí, en la denuncia del copago y en la corrupción, en una región en la que más de la mitad de los municipios están salpicados por esa mancha. "Algún día podía ser la comunidad en la que colgaran más carteles de Municipios libres de corrupción", gritó entre aplausos.

La ampliación corrió a cargo de Esther Herguedas y José Antonio Pujante, candidatos por la capital y la comunidad. La primera reivindicó las listas "honestas" de IU. El segundo refrescó la imagen del "panorama desolador" que ha dejado la política del ladrillo del PP, responsable del 26,16% de paro (frente al 21,29% de España). Y advirtió de que Valcárcel promete hoy "especulación" y proyectos megalómanos. Ofreció IU como "muro de contención" frente a los recortes. Una muralla también frente a la "izquierda que se asusta" y a la que le "tiemblan las piernas". O sea, el PSOE.

Noticias Relacionadas