Martes, 10 de Mayo de 2011

La jueza no imputa a la excúpula de Interior catalana por el incendio de Horta

La magistrada considera que no hubo delito de obstrucción a la justicia por parte de la Consejería encabezada por Joan Saura

AGENCIAS ·10/05/2011 - 10:48h

Un helicóptero sobrevuela la zona del incendio de Horta de Sant Joan (Tarragona).EFE/Jaume Sellart

La titular del Juzgado de Gandesa, Laura Martínez Salom, que instruye el caso del incendio de Horta de Sant Joan, ha decidido no imputar a la antigua cúpula de la Consejería de Interior, encabezada por Joan Saura, por un presunto delito de obstrucción a la justicia para el que había abierto diligencias previas.

La acusación particular que representa a las familias de tres de los cinco bomberos fallecidos en el incendio había ratificado a principios de abril la denuncia (acordada con el resto de acusaciones particuares) por obstrucción a la justicia, y había presentado un escrito reclamando que los denunciados fueran citados a declarar.

La denuncia fue interpuesta, entre otros, contra el exconseller de Interior Joan Saura (ICV-EUiA) y el exsecretario general del departamento Joan Boada. También se dirigía contra tres mandos del cuerpo de Bomberos: Antoni Rifà, Agustí Gatell y Joan Rovira.

En el mismo acto, el abogado presentó un escrito donde solicitaba a la juez de Gandesa que acordase citar a declarar, en calidad de imputados, a todas estas personas, si bien en el caso de Boada la denuncia pasaría al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por ser una persona aforada en calidad de parlamentario.

En una diligencia del pasado 4 de mayo y en la de hoy, la juez sobresee la denuncia "por no ser hechos constitutivos de delito" y ordena su archivo. La jueza define el delito de obstrucción a la justicia, al que se refería la denuncia, como "el que con violencia o intimidación intentare influir directa o indirectamente a quien sea denunciante, parte o imputado, abogado, procurador, perito, intérprete o testigo en un procedimiento para que modifique su actuación procesal".

A su juicio, se trata de "un delito de peligro, de tendencia o de mera actividad que se consuma con la sola realidad de la violencia o intimidación ejercidas con la finalidad de coartar la libertad de quien intervenga en un procedimiento, aunque el sujeto pasivo no llegue a efectuar el acto exigido".

Pero, una vez analizado el caso, ordena el sobreseimiento de la denuncia, que tenía su origen en unas declaraciones del alcalde de Horta de Sant Joan, Àngel Ferràs, que dijo que en una cena Joan Saura (y al día siguiente Joan Boada) le presionaron para que cambiara su declaración al respecto de que "hubo descoordiación" en la extinción del incendio ocurrido en su municipio el 20 de julio de 2009. Para la juez, se trata de la versión de Ferràs pero "en el caso de que esos hechos hubieran ocurrido, ni tan siquiera resultarían penalmente típicos".