Martes, 10 de Mayo de 2011

El etarra López Agiriano sale de la cárcel de Castellón tras una condena de 25 años

EFE ·10/05/2011 - 10:18h

EFE - Entrada del centro penitenciario de Castellón de la Plana. EFE/Archivo

El etarra Estanislao López Agiriano ha salido hoy del centro penitenciario Castellón I tras haber cumplido 25 años de condena por pertenencia a banda armada.

López Agiriano, que ha abandonado el centro penitenciario a las 09.08 horas de esta mañana, ha sido recibido por una veintena de personas que le esperaban en el exterior de la prisión desde las 07.30 horas y que portaban una ikurriña.

El miembro de la banda terrorista ETA fue juzgado en 1986, cuando tenía 19 años, y condenado a 30 años de prisión, pero con la reforma del Código Penal el tiempo máximo cumplimiento para ese delito pasó a 25 años.

Su salida de prisión coincide con la del también miembro de ETA Andrés Errandonera Arruti.

Entre abril y mayo de este año cinco presos de ETA han salido de la cárcel después de haber cumplido sus condenas, entre ellos José Maria Sagarduy, alias "Gatza", el interno más antiguo de la banda.

Estanislao López Agiriano nació el 15 de enero de 1967 en Oiartzun (Guipúzcoa). Comenzó su militancia encuadrado en el "comando Irrintzi" de ETA, un grupo de "legales" (no fichados por la Policía) creado en 1985 y que tenía su radio de acción en la provincia de Guipúzcoa.

El grupo estaba formado, entre otros, por el propio Agiriano, Joaquín Azpiri Lecuona, Ander Errandonea Arruti y Vicente Balda Arruti, que fueron detenidos el 17 de mayo de 1986 por la Guardia Civil en una operación en la que se dio por desmantelado el comando y se incautaron de armas, granadas y diverso material explosivo.

La redada se produjo pocas horas después de que el grupo ametrallara un camión francés. El comando está relacionado además con el ametrallamiento de diversos camiones franceses y el intento de asesinato de miembros de la Guardia Civil que vigilaban colegios electorales de Oyarzun durante la jornada del referéndum sobre la OTAN el 12 de marzo de 1986.

López Agiriano fue condenado a treinta años por pertenencia a organización terrorista, una sentencia que cumplió inicialmente en la cárcel de Carabanchel y posteriormente en las de Alcalá Meco, Herrera de la Mancha, Valdemoro y finalmente la de Castellón I.