Martes, 10 de Mayo de 2011

Tokyo Electric Power pide ayuda estatal para las indemnizaciones por Fukushima

EFE ·10/05/2011 - 06:33h

EFE - Foto facilitada por Tokyo Electric Power (TEPCO), la compañía que opera la planta nuclear de Fukushima (noreste de Japón), que muestra a uno de sus trabajadores preparado para entrar en el edificio del reactor 1 de Fukushima para tratar de restaurar su sistema de refrigeración. EFE/TEPCO

La empresa Tokyo Electric Power (TEPCO) solicitó hoy ayuda pública al Gobierno japonés para afrontar el pago de indemnizaciones por el accidente nuclear de la planta de Fukushima.

La solicitud formal fue realizada por el presidente de TEPCO, Masataka Shimizu, en una entrevista con el portavoz del Gobierno, Yukio Edano, y el ministro de Industria, Banri Kaieda, según informó la agencia local Kyodo.

Al término de la reunión, Kaieda dijo que se tratará de minimizar el impacto financiero para la población japonesa derivado de esas compensaciones.

El Gobierno ha insistido en que, aunque es TEPCO el responsable de abonar las indemnizaciones, debe asegurarse de que los evacuados reciben esa compensación.

Las indemnizaciones por la crisis de Fukushima, que ha provocado la evacuación de al menos 80.000 personas en un radio de 20 kilómetros alrededor de la planta nuclear, serán muy elevadas aunque la empresa todavía no le ha puesto una cifra.

Algunos expertos hablan de más de 60.000 millones de euros, pero de momento la cifra no ha sido confirmada.

TEPCO ya había anunciado recortes del 50 por ciento en los salarios de los miembros de su consejo de administración, de un 25 por ciento para los empleados en puestos directivos y de un 20 por ciento del resto de personal.

Hoy Shimizu indicó que los emolumentos de los directivos serán recortados aún más y que la organización de la empresa será reestructurada, lo que incluirá posiblemente la venta de acciones.

Tokyo Electric Power ha estado en el centro de las críticas desde el accidente de Fukushima, provocado por el tsunami del 11 de marzo, que desactivó el sistema de refrigeración de sus reactores y provocó una crisis nuclear mundial.

A finales de abril, el Gobierno declaró ilegal la entrada en un radio de 20 kilómetros de la planta nuclear de Fukushima Daiichi, si bien recomienda que lo hagan también los que residían en hasta 30 kilómetros, donde hay 50.000 hogares.

En esa misma fecha la eléctrica empezó a distribuir entre los evacuados las solicitudes para reclamar indemnizaciones provisionales.

Las compensaciones serán inicialmente de un millón de yenes por familia (unos 8.350 euros) y 750.000 yenes (unos 6.260 euros) para aquellos que vivan solos.

En la actualidad la situación en la planta de Fukushima sigue sin ser controlada y los esfuerzos se centran ahora en devolver la refrigeración al reactor 1, que se espera blindar con placas de plomo o mediante la construcción de un túnel metálico.