Martes, 10 de Mayo de 2011

La zona euro asume que tendrá que relajar el rescate de Grecia

El Gobierno heleno reacciona airado contra la rebaja de Standar&Poor's en la nota de su deuda, basada "en rumores de mercado"

DANIEL BASTEIRO ·10/05/2011 - 08:20h

El ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantinou.afp

La solidaridad europea resultó ser demasiado cara. Por ese motivo, los centros de decisión de la UE fueron ayer un hervidero de especulaciones sobre la nueva redacción del rescate de Grecia, que tras un año de dolorosos ajustes sigue sin convencer a los mercados. La fragilidad de sus cuentas públicas y la contracción de su economía provocada por los recortes han metido al país en un círculo vicioso en el que ni los 110.000 millones comprometidos el año pasado por la UE y el FMI han demostrado ser suficientes.

Tras una reunión pretendidamente secreta el viernes de los ministros de Economía de Francia, Alemania, Italia y España, la zona euro ha asumido que tendrá que suavizar las condiciones del rescate. Grecia necesita entre 25.000 y 30.000 millones para hacer frente a sus compromisos en 2012. Con un crecimiento asfixiado por los recortes, los 27 barajan rebajar los intereses de los préstamos de su rescate. Un portavoz del comisario de Economía, Olli Rehn, aseguró que Bruselas estaría a favor de esta solución, que siempre es preferible a la reestructuración. Para observadores como Enrique Barón, expresidente del Parlamento Europeo, esa quita es necesaria. "Estamos trabajando para los bancos", aseguró en RNE en referencia a los rescates. "Los que globalmente se están beneficiando más son los más irresponsables", aseguró; entre ellos bancos alemanes y franceses "que compran bonos con un interés mucho mayor".

Los 27 barajan un descenso en los intereses de los préstamos a Atenas

La rebaja de intereses que defiende Bruselas se sumaría a la ya pactada hace un mes por los jefes de Gobierno de los 27, que todavía no ha entrado en vigor. Las demás opciones son inyectar más dinero en la economía griega y relajar la aplicación del Pacto de Estabilidad, que exige a Atenas rebajar el déficit hasta el 3% en 2014. Si Grecia puede levantar el pie del acelerador de la austeridad, el Gobierno dispondrá de más recursos para reactivar la economía o satisfacer sus deudas. El primer ministro, Yorgos Papandreu, pidió ayer que la zona euro compre directamente parte de la deuda griega a un interés bajo, algo que el fondo de rescate permanente prevé a partir de 2013.

Las negociaciones serán muy complejas. Por una parte, porque los países del euro son muy reacios a relajar las condiciones o aportar más dinero. Por otra, porque reescribir el rescate de Grecia o sortear el Pacto de Estabilidad enviaría una señal clara a otros países. De hecho, la agencia de calificación Standard & Poor's certificó ayer el pesimismo de los inversores con una enésima bajada del rating de la deuda griega, con el argumento de que el país está abocado a reestructurar la mitad de su deuda; es decir, a dejar de devolver la mitad de lo que le fue prestado. Moody's y Fitch amenazaron con seguir los mismos pasos. Como en España, las tres se enfrentan a una demanda en Atenas por contribuir al deterioro de la credibilidad de la deuda soberana.

Al mismo tiempo que se conocía la rebaja anunciada ayer, el Gobierno la tildó de "injustificada" porque llega "en un momento en el que no ha habido noticias negativas o decisiones" desde la última medición. Sus decisiones "deberían estar basadas en datos objetivos", no "en rumores de mercado o informaciones en prensa".

Papandreu pide a sus socios que compren deuda griega a bajo interés

Junto a Grecia, Irlanda reivindica desde hace meses una bajada en el tipo de interés que su primer ministro ve desde ayer más cerca. Por su parte, Portugal completó la semana pasada las negociaciones sobre su rescate tras marcar un record en la dependencia de sus bancos del BCE, que el mes pasado inyectó 48.000 millones en el sistema financiero luso, un 23% más que en marzo.

Para tensar más la situación, el líder del partido Verdaderos Finlandeses, Timo Soini, puso en duda la situación real de la economía española, en un artículo en The Wall Street Journal, en el que también califica de "mentira" los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal.

Noticias Relacionadas