Martes, 10 de Mayo de 2011

El euro viaja en el acorazado 'Maine'

BELÉN CARREÑO ·10/05/2011 - 08:20h

El papel de los medios ha sido decisivo para decantar la balanza hacia uno u otro bando en cualquier guerra. El principal ejemplo del género es el uso que hizo Randolph Hearst de la explosión del acorazado Maine para convencer al mundo, mediante su rotativo sensacionalista, de la culpabilidad de los españoles en el incidente y que llevó a Cuba a manos de EEUU.

En la batalla por la supervivencia del euro, la prensa anglosajona ha vuelto a encontrar en los españoles el cabeza de turco del posible fracaso de una Unión Monetaria mal planteada de raíz. El hecho de que Grecia se salga o no del euro, una posibilidad que sólo barajan publicaciones alemanas, no sería suficiente para exterminar la moneda única. La gripe española, contagiada por el virus de los mercados, sería la única capaz de atacar el tuétano de la divisa del Viejo Continente, y los periódicos anglosajones encuentran en esa posibilidad un filón para supuestas noticias.

El enésimo ejemplo estuvo ayer en Financial Times, que aprovechó la cobertura de la renegociación del rescate de Grecia para titular: "Los problemas de Grecia ponen el foco en España". La noticia, a seis columnas y página impar, lo que en el sector viene a suponer la crème de la crème de las informaciones, apenas se sustenta con la declaración de un "inversor" que no se cita en el texto, hablando de los temores de un posible contagio. La información choca con el pulso del mercado, ya que desde que la noticia del re-rescate griego saltó el viernes, ni los twiteros ni los medios económicos habían mentado a España en el sarao que se disputa en problemas muy locales de la economía helena.

La obsesión del FT que viene de la época de bonanza tuvo su punto de inflexión cuando su cabecera alemana aseguró en junio de 2010 que España pediría el rescate. La noticia causó un terremoto con numerosas réplicas en las páginas del diario. Lo curioso es que el diario se hace eco en uno de sus blogs más reconocidos, Alphaville, de las filtraciones interesadas, con fuentes gubernamentales, que ha hecho la revista alemana Der Spiegel de Grecia, al publicar hasta en seis ocasiones una reestructuración de la deuda. La guinda llegó el viernes con la publicación en este semanario de la salida de Grecia del euro.

Noticias Relacionadas