Lunes, 9 de Mayo de 2011

Los Max, contra los morosos

‘La función por hacer’ vence en una gala que exige el pago de las deudas de los ayuntamientos con el teatro

PAULA CORROTO ·09/05/2011 - 22:58h

EFE - Foto de familia de los candidatos a las 23 categorías de los Premios Max. -

"El móvil puede explotar si no lo desconectan". Con este guiño a la advertencia con la que suelen comenzar las obras de teatro comenzó en Córdoba la XIV edición de los Premios Max, que consagró a Miguel del Arco y su obra 'La función por hacer'. Esta pequeña historia, adaptación libre de 'Seis personajes en busca de autor', de Pirandello, consiguió siete de los nueve galardones a los que optaba, entre ellos el de mejor director de escena (Miguel del Arco), mejor espectáculo teatral y mejor empresario (Kamikaze Producciones). La gran fracasada de la noche fue el musical 'Blancanieves boulevard', que no se llevó ningún premio a pesar de partir con 11 nominaciones.

La gala, que estuvo presentada con soltura por los actores Fernando Tejero, Carmen Conesa, Josep María Pou, Natalia Millán y Toni Cantó, comenzó con ruido, aunque esta vez no hubo filtración de la lista de premiados, como ocurrió en la edición pasada. Fue la ministra de Cultura, Ángeles Gonzalez-Sinde, la que se encargó de calentar el ambiente al recibir una sonora pitada a las puertas del Gran Teatro de Córdoba minutos antes del inicio del espectáculo. Con gritos de "Sinde dimisión" y "A la administración por oposición", una veintena de personas, pertenecientes al cuerpo de funcionarios de Córdoba, protestó contra la Ley de Reordenación del Sector Público Andaluz, conocida como "ley del enchufe". La ministra, que llegó acompañada del presidente ejecutivo de la SGAE, Eduardo Bautista, entró directamente en el teatro, sin pasar por el photocall.

La obra de Miguel del Arco consiguió siete premios, entre ellos el de mejor director de escena

El tono político marcó también los discursos de los premiados desde el inicio, especialmente la denuncia de que los ayuntamientos no pagan a las compañías. Miguel del Arco, que ahora monta en el Teatro de la Abadía de Madrid Veraneantes, fue el primero en subir al escenario para recibir los premios a mejor director y mejor autor en castellano, manifestó su orgullo "por los ayuntamientos que pagan, ya que si siguen sin pagar, desaparecerá el teatro". La obra lleva ya un año y medio de gira, tras su estreno en el hall del teatro Lara en febrero de 2010 y los consistorios le deben 100.000 euros hasta la fecha, según confirmó Del Arco a Público.

Minutos después, Aitor Tejada secundó a su compañero al recibir el galardón al mejor empresario (Kamikaze Producciones): "Vamos mal, algo pasa, porque así no podemos continuar. Como socio de la SGAE me gustaría decir que Arteria debería apoyar también al teatro español, a las productoras españolas".

Entre los shows musicales también Elisa Sanz, mejor figurinista por 'Nubes', recordó la necesidad de "crear ya la Academia de las Artes Escénicas". Sanz se dirigió, además a la "señora ministra" para pedirle que, no sólo está bien crear nuevas leyes "sino que más importantes es revisar las leyes ya existentes, que se revise la actual Ley de Propiedad Intelectual, para que todos podamos tener los mismos derechos que ahora solo tienen músicos, coreógrafos y autores de texto".

Precisamente, González-Sinde había declarado antes de la gala que el teatro español se encuentra "en un momento de oro", ya que cuenta el mayor número de compañías de su historia y que actualmente hay "muchísimo talento" generando textos nuevos, en labores de dirección y de interpretación, además de "enorme atención y aceptación por parte del público".

González-Sinde declaró antes de la gala que el teatro español está en «un momento de oro»

Finalmente, la dramaturga vasca Arantxa Iturbe, autora de 'Aitareken Bidain', y ganadora al mejor texto en euskera, manifestó su tristeza porque "en 2010 sólo se hayan estrenado dos obras" en este idioma.

Premios para Peña e Hipólito

Vicky Peña le arrebató a Barbara Lennie el premio a la mejor actriz protagonista por 'Marburg', un galardón que fue recogido por su marido, el director del Teatro Español, Mario Gas. Precisamente por 'Glenngarry Glenn Ross', producción del Español, Carlos Hipólito obtuvo su segundo Max, tras conseguirlo por 'Arte'. Los premios a los actores de reparto fueron a parar a los dos intérpretes de 'La función por hacer', Manuela Paso y Raúl Prieto.

En danza, Sol Picó volvió a llevarse dos premios, esta vez por 'El Ball' (mejor intérprete y coreografía). Israel Galván consiguió el galardón al mejor intérprete por 'La lucha libre vuelve al Price'. El último guiño fue Antonio Gala, que tras un largo repaso por la historia de Córdoba, entregó el premio Iberoamericano al Encuentro Teatral Tres Continentes. Y remató: "Si no le entregan la capitalidad a Córdoba, yo le corto algo a alguien", sobre la próxima designación de la Capital Europea de la Cultura para 2016.