Martes, 10 de Mayo de 2011

Bankia se pone como meta salir a cotizar a Bolsa a mitad de julio

Hasta ahora se daba como más probable su inicio de cotización después del verano

V. Z. / M. A. ·10/05/2011 - 08:00h

La horquilla estaba entre julio y octubre. Con los mercados tan revueltos y con la imagen de las cajas en entredicho, dar una fecha más concreta para el estreno de Bankia en Bolsa era demasiado arriesgado cuando se anunció el nuevo nombre del grupo los primeros días de marzo. Además, dentro de la entidad se tenía convicción de que no llegarían antes del verano de ninguna manera porque una operación de este tipo es demasiado complicada para hacerla en cuatro meses, y más si estás en medio de una fusión y reestructuración complejísima.

Con el paso de las semanas y el avance de las autorizaciones necesarias, en la entidad (resultante de la fusión de Caja Madrid, Bancaja y cinco cajas más) se trabaja ya con la meta de salir a cotizar a mediados de julio. Es ahora la opción más probable (es además un empeño de Rodrigo Rato) y la que ha empezado a trasladarse a los posibles inversores. Sin embargo, siempre dejan una posibilidad de que se retrase a otoño porque todavía hay trámites de la fusión y la segregación de activos por realizar que podrían impedir la operación, además de las incertidumbres de Grecia u Oriente Próximo que pueden cerrar los mercados.

Bankia, que hoy presenta resultados, confirmará las fechas de su operación en las últimas semanas de este mes. Su intención, sea cuando sea, es captar con esta operación en torno a 3.000 millones de euros, aunque las necesidades de capital que tiene (según las nuevas exigencias de solvencia) son 1.795 millones. Con esa holgura conseguirían más confianza de los inversores y también superar sin problemas los test de estrés que el próximo junio publicarán las autoridades europeas.

La colocación se hará mediante una Oferta Pública de Suscripción (OPS), es decir, una ampliación de capital. Esto supone que su valoración patrimonial actual de 12.000 millones pasaría a 15.000 millones. Habida cuenta de que tendrá que salir con un descuento de en torno al 40% (La Caixa sale con un recorte del 20% y es la cifra que se toma como referencia), la salida a Bolsa supondrá vender entre inversores, tanto institucionales como particulares, un 33% del capital.

Desde el mercado, se plantean dudas todavía sobre la estructuración definitiva del grupo, ya que todavía no ha precisado qué incluirá en Banco Financiero y de Ahorros (la matriz del grupo) y qué situará en Bankia, el conocido como banco bueno y que será el que salga a Bolsa. Además, los inversores siguen insistiendo en la necesidad de que Rato fiche a un consejero delegado para que la gestión no esté tan personalizada en su figura y para que haya un número dos que fiscalice sus movimientos. En la entidad no hay prisa para hacer el nombramiento.