Martes, 10 de Mayo de 2011

Un móvil elegirá la mejor red wifi

El MIT trabaja en una tecnología que predice el movimiento del teléfono para hallar la conexión más potente

 

BLANCA SALVATIERRA ·10/05/2011 - 08:20h

DANI POZO - Los protocolos que tienen en cuenta la movilidad mejoran la eficiencia. -

Un grupo de ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) se ha propuesto conseguir que los móviles sean más inteligentes y que sepan predecir el movimiento de una persona para ofrecerle la mejor conexión inalámbrica a internet. El problema reside en que, cuando un usuario se mueve fuera del rango de la red a la que está conectado, esta tiene que realizar una transferencia que no siempre funciona correctamente debido a errores en el protocolo, congestión en la red o interferencias.

La idea del profesor del MIT Hari Balakrishnan consiste en mejorar los protocolos de comunicación wifi utilizando las características que se han añadido de serie a los dispositivos móviles de última generación: sensores que se utilizan en diferentes aplicaciones y que el teléfono no suele emplear mientras busca cobertura de datos.

"Nuestro enfoque es fácilmente aplicable porque casi todos los smartphones y las tabletas están equipados con una variedad de sensores como GPS, acelerómetro, brújula y giroscopio que pueden proporcionar consejos sobre la movilidad del dispositivo", explican los investigadores en su estudio. Los experimentos realizados con los nuevos protocolos en el campus del MIT, que se complementan con un software instalado en el dispositivo, muestran que la cantidad de información que los dispositivos envían y reciben en un periodo determinado mejora de media un 50%.

Los protocolos del MIT usan sensores como el GPS o la brújula del móvil

Balakrishnan explica los resultados con el ejemplo de una persona que se baja en una estación y comienza a andar hacia su oficina. Con los protocolos actuales, el móvil se conecta de forma inmediata a la red wifi con la señal más fuerte en ese momento. El nuevo protocolo, en cambio, selecciona el punto de acceso más estable a lo largo de la trayectoria estimada, y vincula el tiempo que se va a estar conectado a esa red y el rendimiento que se va a conseguir. "Los protocolos pueden adaptar sus parámetros a la movilidad", explican los investigadores, que añaden que el móvil tiene que cambiar de red un 40% menos y, por tanto, reduce el número de interrupciones en la conexión.

Velocidad y movimiento

El equipo también trata de mejorar la velocidad con la que se intercambia información. La fluctuación en la cobertura provoca que, en ocasiones, se intenten enviar demasiados datos con una conexión débil. Cuando el dispositivo está en movimiento, el ancho de banda disponible está en constante fluctuación y seleccionar una velocidad se vuelve más difícil. Con el protocolo del MIT, el móvil sabe cuándo está en movimiento y cuándo debe seleccionar con más cuidado una tasa de transferencia.

En lugar de conectar con la señal más fuerte, se busca la más estable 

El proyecto añade el comportamiento de las estaciones que proporcionan la conectividad wifi en sus parámetros de estudio. Si se tiene información sobre el movimiento del dispositivo, en lugar de que la base sepa que la comunicación se ha perdido sólo tras varios intentos de contacto sin una respuesta, esta puede suponer cuándo se va a perder, optimizando los intentos de envío y recepción de información.

Los investigadores han empleado en sus pruebas el sistema operativo Android, de código abierto, aunque añaden que si los equipos de Apple estuvieran liberados también podrían utilizarse.