Lunes, 9 de Mayo de 2011

El Ejército sirio intensifica su asedio a los focos de la revuelta

La Unión Europea aprueba un paquete de sanciones contra el régimen y sus dirigentes

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·09/05/2011 - 20:31h

EFE - Unas personas encienden velas durante un acto de protesta contra el presidente sirio, Bachar al Asad. -

Lejos de haber controlado la situación, el Ejército sirio tiene que desplegar cada vez más fuerzas por cada vez más lugares del país para tratar de contener las protestas contra el régimen de Bashar al Asad, en las que participan miles de personas y que ya han causado la muerte a un número de civiles superior a los 800, según varias ONG de derechos humanos. El número de detenidos se cuenta por millares.

Por la mañana, el Ejército tomó Muadamiya, un suburbio al oeste de Damasco, e interrumpió las comunicaciones terrestres entre esta localidad y el resto de la capital. Como ha ocurrido en otras ciudades recientemente, los militares también cortaron la electricidad y el teléfono.

Las Fuerzas de Seguridad fueron de casa en casa, tanto en Muadamiya como las ciudades de Homs, Derá y Baniyas, y detuvieron a cientos de personas que el Ejército y la Policía consideran sospechosas de dirigir o de participar en las protestas. El Ejército dijo que seis militares, incluidos tres oficiales, han muerto en las últimas horas a manos de "terroristas" en Baniyas, Homs y Derá.

En Baniyas se detuvo a los propietarios de cibercafés y a varios clérigos suníes

En Baniyas se detuvo a los propietarios de cibercafés y a varios clérigos suníes, pero más tarde se liberó a todos los arrestados mayores de 40 años, lo que indica que las Fuerzas de Seguridad consideran más peligrosos a los jóvenes, que son quienes llevan el peso de las revueltas.

Cientos de mujeres de todas las edades salieron a la calle en Baniyas para pedir la liberación de los hombres detenidos en el estadio de fútbol. Entre los arrestados también figuraban los médicos de un hospital local que fue rodeado por las tropas, así como un sobrino del exvicepresidente Abdel Halim Jaddam, que vive en París y se ha convertido en uno de los cabecillas de la oposición.

Los soldados portaban listas de las personas a las que buscaban, señalaron algunas ONG, que junto con las redes sociales continúan siendo las principales fuentes de información de lo que ocurre dentro de Siria, ya que las autoridades no permiten la entrada de periodistas extranjeros. Esta circunstancia hace que muchos datos que circulan de un lado a otro no se puedan verificar o contrastar.

Asedio a Baniyas

En la ciudad mediterránea de Baniyas se cortaron el agua, la electricidad y el teléfono, al tiempo que las tropas bloqueaban las principales entradas. Baniyas se ha convertido, junto con Derá y Homs, en uno de los centros de las protestas. En la ciudad viven conjuntamente comunidades suníes, cristianas y alauíes.

El Consejo de la UE identifica a 13 personas responsables de la represión

El Gobierno anunció que cerca de Homs, al norte de Damasco, murieron una decena de trabajadores sirios que el domingo regresaban de Líbano y que sufrieron una emboscada por parte de una de las "bandas armadas" que operan en todo el país. En Líbano hay cientos de miles de trabajadores sirios.

Mientras, la Unión Europea aprobó un primer paquete de sanciones contra Siria que incluye el embargo de armas y material usado para la represión, así como la congelación de bienes y prohibición de visados para 13 altos cargos del régimen de Damasco.

Estas 13 personas han sido identificadas por el Consejo de la UE como responsables de la violenta represión contra la población civil en Siria, pero no se incluye al presidente de ese país, Bachar Asad. La decisión entrará en vigor el martes con su publicación formal en el Diario Oficial de la UE, en el que se divulgará la lista detallada de personas sancionadas.

Noticias Relacionadas