Lunes, 9 de Mayo de 2011

El MAD neoyorquino explora el olvidado talento interpretativo de David Bowie

EFE ·09/05/2011 - 18:42h

EFE - "David Bowie, Artista" reúne decenas de videoclips, películas, conciertos y entrevistas con el camaleónico artista que tratan de poner al descubierto la diversidad de su trabajo más allá de su música. EFE/Archivo

El muchas veces olvidado talento interpretativo del músico británico David Bowie, quien gracias a la invención del personaje Ziggy Stardust revolucionó la escena del rock de los años 70, centra a partir de hoy una retrospectiva en el Museo de las Artes y el Diseño (MAD) de Nueva York.

"David Bowie, Artista" reúne decenas de videoclips, películas, conciertos y entrevistas con el camaleónico artista que tratan de poner al descubierto la diversidad de su trabajo más allá de su música, caracterizada siempre por la calidad de unas actuaciones que beben del cabaret, del teatro de vanguardia o de su formación como mimo con el británico Lindsay Kemp.

"Muchas veces nos enfocamos tan sólo en el ámbito por el que un artista es famoso, pero la metodología y el trabajo de Bowie nacen de una formación realmente diversa, que está basada en el cambio continuo, en la experimentación, en la necesidad de hacer algo innovador", explicó hoy a Efe el director del programa de esta retrospectiva, Jake Yuzna.

El mejor ejemplo de esa necesidad innovadora es sin duda su "alter ego" Ziggy Stardust, esa andrógina criatura de otro mundo que catapultó al éxito a David Bowie en 1972, cuando sacó a la venta su álbum "The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars".

Con un brillante pelo rojo, zapatos de plataforma, trajes galácticos y varias capas de maquillaje, Bowie se transformó entonces en Ziggy Startust y con él nació el llamado "glam rock", caracterizado por una ambigüedad sexual y un tono futurista que rompieron con el ambiente intelectual hippy dominante de la década de los 60.

Ese nuevo yo de Bowie (1947), que le convirtió irremediablemente en el "rey del glam", se puede apreciar en su estado más "electrizante" en el vídeo de 90 minutos que realizó el documentalista estadounidense D.A. Pennebaker de un concierto de la banda la noche del 3 de julio de 1973.

El vídeo de aquel concierto, el último en el que Bowie se transformaría para su público en Ziggy Stardust y en el que tocó temas legendarios como "Suffragette City" o "Oh! You Pretty Things", y por supuesto, "Ziggy Stardust", ha sido el elegido para dar comienzo hoy a la retrospectiva, cuyas proyecciones tendrán lugar en la sede del MAD, en Manhattan.

Con interpretaciones como aquella, el británico "cambió totalmente la concepción del espectáculo del rock", según el responsable de la retrospectiva.

Que además asegura que "no habrían existido hoy en día los inmensos y famosos tours de Madonna o de Lady Gaga, si antes no hubiera existido alguien como Bowie, el primero en llevar al escenario una fusión de música, cultura y actuación, todo en un gran espectáculo".

Poco después de su último concierto como Ziggy Stardust, la obsesión de Bowie por el más allá y por los ovnis -llegó a decir que le perseguían seres extraños- le llevaron a realizar uno de sus papeles más icónicos en el cine, el del extraterrestre humanoide Thomas Jerome Newton en "The Man Who Fell To Earth" (1976).

Precisamente para homenajear esa interpretación, el MAD también ha impulsado la reedición especial de esa película en 35 milímetros para que sea proyectada en el Film Forum de Nueva York desde el 24 de junio hasta el 7 julio, en paralelo al resto de la programación de la retrospectiva.

Tras sus actuaciones como Ziggy Stardust y el alienígena de "The Man Who Fell To Earth", Bowie comenzó una prolífica carrera cinematográfica que le llevaría a trabajar con grandes figuras del séptimo arte como Martin Scorsese, para quien se convirtió en Poncio Pilatos en "The Last Temptation of Christ" (1988).

Dos años antes de colaborar con el aclamado director neoyorquino, Bowie se sumergió en la filmación de "Labyrinth" (producida por George Lucas y dirigida por Jim Henson), para la cual no solamente se convirtió en el perverso Goblin King sino que también creó su banda sonora.

La retrospectiva, en la que también podrán verse "The Hunger" (1983), "Merry Christmas Mr. Lawrence" (1983) o "The Linguini Incident" (1991), mostrará además la interpretación de Bowie como el padre del Pop Art, Andy Warhol, en la película Basquiat (1996), más de dos décadas después de haber escrito la canción "Andy Warhol", de su álbum "Hunky Dory" (1971).

Ésta no es la primera vez en la que Nueva York rinde un homenaje al talento interpretativo del británico, ya que en 2008 el líder de la banda neoyorquina Sonic Youth, Thurston Moore, realizó una selección de los quince mejores videoclips de Bowie como parte de una exposición en el Museo de Arte Contemporáneo (MoMA).