Martes, 15 de Enero de 2008

Brown confirma que el Gobierno se plantea la nacionalización de Northern Rock

EFE ·15/01/2008 - 23:41h

EFE - Una sucursal de Northern Rock en el centro de Londres. El Gobierno británico ha confirmado hoy que se plantea la nacionalización de este banco.

El primer ministro británico, Gordon Brown, confirmó hoy que su Gobierno se plantea seriamente la posibilidad de nacionalizar Northern Rock si no se resuelve su crisis financiera.

En una entrevista con la cadena de televisión ITV, Brown indicó que, aunque "varias" empresas privadas han expresado su interés por el banco, la nacionalización podría ser necesaria para preservar la estabilidad de la economía británica.

"Dado que la estabilidad es el asunto clave, consideraremos todas las opciones, y ello incluye hacer que la empresa pase a ser de propiedad pública para después trasladarla de nuevo al sector privado", declaró.

"Es decir, sí, la nacionalización es una de las opciones que debe tener en cuenta", añadió en el transcurso de la entrevista.

Los accionistas de Northern Rock, que debe 24.000 millones de libras (31.800 millones de euros, al cambio actual), rechazaron hoy en una asamblea extraordinaria varias resoluciones propuestas por los socios mayoritarios que habrían limitado el poder del Consejo de Administración en el proceso de reflote de la entidad.

SRM Global y RAB Capital, que poseen entre los dos un 18 por ciento del banco hipotecario, habían convocado la reunión con el objetivo de conseguir el apoyo del accionariado a cuatro resoluciones que habrían dado más poder a los accionistas.

La asamblea aprobó por mayoría simple impedir al Consejo emitir sin su consentimiento nuevos títulos por un valor superior a los cinco millones de libras.

Sin embargo, las otras tres propuestas no lograron el 75 por ciento de los votos requeridos, ya que sólo recibieron el apoyo de un 66 por ciento de los accionistas.

Estas resoluciones proponían reducir la capacidad del máximo órgano de dirección de generar efectivo a través de la emisión de derechos de compra, impedir la venta de más de un 5 por ciento de los activos del banco sin el consentimiento expreso de los accionistas, y exigir al banco que actuara contra quienes, dentro de la propia entidad, pretendieran alterar su estructura accionarial.