Lunes, 9 de Mayo de 2011

Tomás Gómez se acerca a IU para derrotar a Aguirre

"Está coincidiendo con la izquierda más que nunca", responde Gordo al candidato socialista

YOLANDA GONZÁLEZ ·09/05/2011 - 01:00h

Tomás Gómez, Esperanza Aguirre y Gregorio Gordo, minutos antes de comenzar el debate electoral. telemadrid

La presidenta de la Comunidad no se sentía "capacitada" para debatir con dos rivales a la vez. Eso dijo hace una semana. Y dicho y hecho. Ayer no hubo un debate, sino tres consecutivos, pero de forma que Aguirre nunca estuvo en el plató de Telemadrid a la vez con sus dos rivales. El formato y la elección del día, que trajo de cabeza a los equipos de los candidatos, sobre todo a los de PSOE e IU, evitó que Esperanza Aguirre tuviese que responder a la vez a Tomás Gómez y a Gregorio Gordo. Temía que ambas formaciones de izquierda la emprendieran contra ella. Ya avisó: "Si PSOE e IU quieren aliarse tras el 22 de mayo, lo mejor es que concurran juntos a las elecciones bajo el mismo programa".

Precisamente fue esta idea, la de la unión de las fuerzas de la izquierda, la que Tomás Gómez, candidato del PSM a la Comunidad, explotó al máximo en su turno de debate frente a Gregorio Gordo.

La presidenta acusa a Gómez de haber privatizado servicios en Parla

En los tres bloques, economía, políticas sociales e infraestructuras, un Tomás Gómez al que se vio muy suelto le puso muy cerca el capote al candidato de IU. "La estrategia de la derecha es que no se hable de lo que nos jugamos el 22-M. Seguro que coincidimos en algunas cuestiones", le lanzó el socialista mientras Gordo se preparaba la réplica a esta invitación.

"Nuestro enemigo no es la izquierda. Estoy convencido de que a partir del 22-M escribiremos nuestras páginas en la Comunidad de Madrid", siguió Gómez coqueteando con el coordinador de IU.

Daba igual que Gordo hiciera corresponsables a los socialistas madrileños de las políticas neoliberales de Esperanza Aguirre. El socialista seguía a lo suyo: "Cuando estemos gobernando la Comunidad, señor Gordo, vamos a convertir Madrid en un referente". Y Gordo salía como podía, hasta que casi al final de su duelo con el líder del PSM tiró de campechanía y le espetó: "Señor Gómez, está usted coincidiendo con la izquierda más que nunca. Pero, vamos, eso no es una mala noticia". Algo que Gómez, sereno y sin dejar de mirar a la cámara, zanjó con un "me congratula ver que vamos a coincidir en el objetivo que tiene que tener la izquierda en Madrid, que es romper este monopolio de 16 años".

Gordo recuerda a Aguirre que «toleró» la corrupción de la trama Gürtel'

El candidato de IU también tuvo su frase gloriosa de cierre reclamando al candidato socialista que no hiciese "llamamientos abstractos a la izquierda sin concretar mucho más". "Luego al final terminan frustrándose como hemos podido comprobar del 2008 hasta aquí", añadió. Quizá todavía le retumbaba en la cabeza la acusación que minutos antes le había lanzado la presidenta regional: "El único proyecto de IU es unirse al PSOE para que no gobierne el PP".

Según el último Publiscopio, la presidenta madrileña revalidaría su mayoría absoluta en la Asamblea regional acaparando 72-73 de sus 129 escaños.

Del resto de duelos, el Aguirre-Gordo estuvo marcado por las continuas acusaciones de IU a la presidenta de gobernar para sus amigos. También le puso sobre la mesa el caso Gürtel, acusando al Gobierno regional de "tolerar" la corrupción.

Pero el más acalorado de los duelos, por el tono, no por la lucha de propuestas, que hubo pocas, fue el que enfrentó a la conservadora y al socialista. La privatización de la sanidad y la educación fue el plato fuerte.

"Y tú más"

Esperanza Aguirre, a la que se le vio más baja de forma de lo habitual, optó por el "y tú más". "En Parla cuando usted era alcalde privatizó los servicios de limpieza, el transporte y la funeraria", disparó.

Fue en este momento cuando Gómez echó el resto acusando a Aguirre de querer instaurar el copago en sanidad, mientras la presidenta le interrumpía: "Mentira, es mentira. Es ignominioso que quiera asustar a los ciudadanos más desprotegidos".

Como suele ser habitual en sus discursos, Aguirre aprovechó tener enfrente a un dirigente socialista para culpar al Gobierno de Zapatero de la crisis que atraviesa España. Y para sacar a colación sus cifras. Esas que muestran, según sostiene, que la Comunidad de Madrid es la locomotora de España. El último dardo del socialista también fue en clave nacional. Acusó a la presidenta nacional de "manipular el dolor" de las víctimas del terrorismo.

Hoy, segundo asalto, pero para el Ayuntamiento. A las 22.00, en Telemadrid, Ruiz-Gallardón (PP), Lissavetzky (PSOE) y Pérez (IU).

Noticias Relacionadas