Lunes, 9 de Mayo de 2011

Osasuna castiga mejor los errores

Camuñas lidera la remontada rojilla y el Zaragoza se complica la permanencia

L. J. MOÑINO ·09/05/2011 - 01:00h

 

Cuando creía que estaba a un paso de asegurar la permanencia, el Zaragoza volvió a caer al precipicio. Le condenaron sus errores, igual que antes pudo suceder con Osasuna. Ganaba 1-0 y el equipo de Mendilibar no le incomodaba. Incluso Aguirre ya había empezado a hacer esa clase de cambios que los entrenadores dicen que sirven para cerrar los partidos. Pero Doblas se tragó un remate centrado de Camuñas.

Se hundió el Zaragoza ahí, que antes tuvo el partido en dos ocasiones que Ricardo le desbarató a Uche en sendos mano a mano.

Se habían puesto por delante los maños por un error de juveniles de la pareja de centrales de Osasuna. Lolo despejó hacia atrás de cabeza un globo sin tener en cuenta la posición de Sergio, situado prácticamente a su altura. Los manuales recomiendan que los despejes hacia atrás con la cabeza sólo se ejecutan si el otro central o el portero tienen posibilidad de jugarlos o de subsanar un posible error.

Ricardo estaba lejos y Sergio, en paralelo, no por detrás como dice la ortodoxia, por lo que el camino y el balón le quedaron francos a la elegante y potente zancada de Lafita. Resolvió el mediapunta zaragocista la salida de Ricardo con el interior y a un rincón. Para entonces, y después de su exhibición en el Bernabéu, Lafita pintaba para héroe de la permanencia de su equipo. Le arrancaron de cuajo esos honores los errores de Doblas, que también se tragó por su palo un cabezazo de Sergio poco antes de que Kike Sola cerrara el marcador.