Lunes, 9 de Mayo de 2011

Bicicletas fabricadas con madera

Axaiko no se plantea competir en prestaciones con los cuadros de fibra de carbono, sino atraer a los aficionados

G. MALAINA ·09/05/2011 - 08:20h

El cuadro de Madera.El diseño es moderno y admite componentes de todas las marcas.

Las bicicletas de madera ya están en la carretera. Es el nuevo material que una empresa guipuzcoana, Axalko, ha comenzado a utilizar en la construcción de cuadros. Ni aceros ligeros, ni aluminio, ni fibra de carbono. Su materia prima es básicamente el fresno.

La idea surgió hace tres años. Los tres socios de Axalko se dedicaban a la construcción de estructuras de madera para viviendas, como escaleras, casetas, columnas Y a los tres les unía además una pasión, el ciclismo, de modo que un buen día pensaron por qué no hacer cuadros de bicicletas con madera. "El ciclismo es un deporte sufrido, pero también es estético, como la madera", cuenta Enrique Ardura, responsable del área comercial de la empresa guipuzcoana.

La resistencia de la bici se ha probado en el duro pavés de la París-Roubaix

Los estudios técnicos para ver si técnicamente era factible hacer cuadros de madera resistentes y, a la vez, ligeros se prolongaron durante dos años hasta que, finalmente, en mayo de 2010 construyeron su primer prototipo. Desde entonces, todas las pruebas realizadas han resultado satisfactorias. En función del tamaño, el peso del cuadro puede oscilar entre 1,5 o 2 kilos, medio kilo más que uno de fibra de carbono. Y cada unidad se somete a pruebas de resistencia con presión sobre la tija del sillín y la horquilla trasera. Esto en el taller.

Axalko ha probado también las prestaciones de sus cuadros en la carretera, en dos pruebas realmente exigentes como son las clásicas cicloturistas de la París-Roubaix y el Tour de Flandes por los numerosos tramos de pavés.

En otra de las pruebas realizadas para medir la flexibilidad del cuadro y su capacidad para absorber las vibraciones, participaron dos corredores profesionales del equipo Euskaltel-Euskadi, los hermanos Gorka y Ion Izagirre. "Nos dijeron que la bici ofrece mucha seguridad en las bajadas y que absorbe muy bien las vibraciones", cuenta Enrique Ardura.

Se construye con fresno y para darle distintos colores se usan otras maderas

El objetivo de Axalko no es, sin embargo, competir con los cuadros de fibra de carbono, sino ofrecer una opción más en el mercado del cicloturismo "que puede gustar a mucha gente por la elegancia de la madera". Una de las posibilidades que ofrece esta compañía al cliente es la personalización de su bicicleta. En primer lugar, puede elegir entre un cuadro para carretera o uno para ciudad, que es más resistente para bajar bordillos y aceras. Y, en segundo lugar, puede optar por distintas tonalidades de madera.

Colores naturales

En el proceso de fabricación de la estructura del cuadro se utiliza el fresno, una madera que destaca por su ligereza y su resistencia y utilizada antes para hacer bates de beisbol y esquís. Se van pegando láminas de fresno de un milímetro hasta formar el cuadro. Pero, en la última capa, se utilizan otro tipo de maderas para darle al cuadro distintas tonalidades mediante láminas de cerezo (oscuro), amaranto (rojizo), nogal (pardo con vetas irregulares que viran a gris), iroko (pardo oscuro)

El diseño del cuadro es universal, es decir, permite montar los componentes de la bicicleta (eje de pedalier, dirección, tijas..) con cualquier marca del mercado. Cuando un cliente encarga un cuadro a Ahalko, esta empresa se pone en contacto con alguna tienda de bicicletas próxima al lugar donde vive el comprador para que monte la unidad. "Así, el cliente siempre tiene un servicio cercano de asistencia", explica Enrique Ardura.

Axalko ofrece una garantía de dos años por sus cuadros, cuyo precio alcanza los 4.500 euros. "Es más caro que uno de carbono, pero la bicicleta tiene un potencial. Al cabo de cuatro años, la de carbono puede quedarse pasada de moda, pero esta de madera no", se felicita.