Lunes, 9 de Mayo de 2011

Correa afianza su poder al ganar el 'sí' en Ecuador

La población vota en referéndum a favor de reformar la Justicia y la prensa

DIANE CAMBON ·09/05/2011 - 01:00h

Rafael Correa celebra la victoria del sí' junto a sus seguidores en Quito. josé jácome / efe

Sonriente, con una bandera del en la mano, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, agradeció a todo el pueblo ecuatoriano "la confianza" depositada en él para "profundizar la revolución ciudadana" iniciada hace cuatro años. Al hacer estas declaraciones, Correa acababa de conocer el resultado favorable en las urnas a su referéndum, en el que pedía el visto bueno de la población para reformar la Justicia y la prensa, así como para prohibir los juegos de azar y las corridas de toros.

Con el 35% de los votos escrutados al cierre de esta edición, Correa obtenía una victoria de entre medio y nueve puntos, según la pregunta se formulaban diez, y afianzaba así su poder. El presidente sigue gozando de apoyo popular, aunque este ha menguado en relación a las consultas populares de 2007 y 2008.

Correa cree que la "descomposición de la Justicia" incide en la inseguridad

"Vamos a trabajar para mejorar la seguridad y la Justicia, y crear un ambiente sano sin casinos ni espectáculos violentos para nuestros jóvenes", afirmó Correa. Los altos índices de criminalidad han sido una de las principales críticas de la oposición a la gestión de Correa. Para el mandatario, "el problema de la seguridad está totalmente relacionado con la descomposición de la Justicia". Con ese argumento, incluyó en el referéndum impedir que los acusados de delitos que se encuentren en prisión preventiva salgan en libertad por retrasos deliberados en la tramitación de sus juicios y la propuesta fue ampliamente aprobada.

Las quejas de que la medida reduciría la independencia de poderes no convencieron a una ciudadanía que siente que la delincuencia está desbocada y aceptó la tesis de Correa de que eso se debe a jueces "corruptos" que dejan en libertad a los criminales que captura la Policía.

La otra iniciativa relacionada con el sistema judicial dividió al país. Los partidarios de la creación de un Consejo de la Judicatura responsable de la reorganización de la Justicia eran sólo el 1% más de los que se oponían a ella. Los últimos creen que el Gobierno intentará controlar al Poder Judicial a través de ese consejo.

La prensa teme abusos si un consejo regula sus contenidos

Concentración de poder

Las preguntas relacionadas con la prensa también han levantado muchas ampollas. Los ecuatorianos votaron a favor de prohibir que los propietarios de un medio de comunicación tengan acciones en un banco o entidad financiera y viceversa. La medida, justificó el Gobierno, pretende "desconcentrar el poder", que ha estado en manos de poderosos grupos financieros, que eran también dueños de imperios mediáticos.

Por el margen más estrecho de toda la consulta, sólo medio punto de diferencia a falta de los resultados definitivos, la población ecuatoriana podría haber dado su beneplácito a la creación de un órgano de regulación de los contenidos sexuales, violentos o discriminatorios en los medios de comunicación.

Muchos periodistas temen un abuso de este organismo. Critican que el criterio para las sanciones no esté en la ley, sino que recaiga en la opinión discrecional del consejo. "Si el poder es el que controla, si el poder es el que sanciona a la prensa, qué pasará entonces cuando la prensa intente denunciar ese poder?, se pregunta Gonzalo Maldonado, subdirector editorial del diario El Comercio.

Las otras cuestiones a las que el pueblo ecuatoriano dijo que sí son las relacionadas con la prohibición a los juegos de azar, a los casinos, y a la matanza de animales por diversión en espectáculos públicos.

Opositores como Alberto Acosta, exministro de Energía de Correa y actual líder del movimiento Montecristi Vive, advierten: "Los resultados deben ser una llamada de atención al Gobierno, pues no hay una diferencia abrumadora entre el y el no". Pero los resultados dan también vía libre para avanzar en la revolución ciudadana hasta las elecciones presidenciales de 2013.