Lunes, 9 de Mayo de 2011

Las primarias de APR

La campaña ha deparado el primer duelo entre Rajoy y Rubalcaba

ERNESTO EKAIZER ·09/05/2011 - 08:20h

Es posible que ayer tuviera lugar lo que podría definirse como un ensayo, todavía parcial, de las elecciones generales de 2012. Los dos grandes contendientes: Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy. Todo lo demás es puro telonerismo. Todo lo demás, siempre con el riesgo que supone generalizar, son personalidades políticas que acuden a los actos como quien va a una sesión de psicoterapia.

Ya saben ustedes: Felipe González, que es abogado, se preguntaba hace algunos meses qué haría en caso de disponer de información para liquidar a un comando de ETA. La noticia es que ha encontrado la respuesta. Ha sido en Abbottabad, Pakistán. Y ayer proclamó durante un acto en Aluche que la eliminación de Osama bin Laden es una operación perfectamente legal. Como, por otra parte, ya había hecho José María Aznar.

Los contendientes son Rubalcaba y Rajoy, lo demás es puro telonerismo

Pero ¿por qué recortar las figuras de Rajoy y Rubalcaba y separarlas de los teloneros? Porque ambos han dicho ayer algunas cosas que son susceptibles de ser debatidas, porque ambos están revelando sus respectivos guiones de cara a las elecciones generales. Qué es de lo que va esto.

Esperanza Aguirre lo ha expresado con su pincelada de brocha gorda. Dejémonos de milongas vino a decir. He aquí la frase: "En estas elecciones, la importancia de expresar rechazo a los socialistas es aún mayor que elegir a nuestros alcaldes".

Pero en el reparto de papeles previsto por el guión demoscópico de Pedro Arriola, Rajoy se reserva el del rey Midas, aquel que convertía en oro todo cuánto tocara. Ayer, en Madrid Río, después de la candidata a la Comunidad de Madrid, el líder del PP, dijo: "En Europa y en el mundo se volverá a hablar del milagro español y no del país al que le imponen las obligaciones desde Europa". Rajoy prometió: "Y vamos a arreglar el problema que más importa a los españoles: queremos trabajo, lo vamos a conseguir y vamos a volver a ser el país que hace unos años maravilló a Europa y al mundo, con el PP".

El vicepresidente ha dado pistas sobre su discurso: estas son sus primarias

"Vamos a arreglar el problema". ¿Cómo? Ganando las elecciones, asumiendo el Gobierno. Rajoy evoca, claro, el recuerdo de 1996 y a otro rey Midas llamado Rodrigo Rato, ahora presidente de Caja Madrid. Pero esto no es 1996. Es una Gran Depresión en términos de paro y crisis prolongada. Ya no estamos ante la euforia creada por la entrada del euro, a tal punto que algunos, por supuesto muy sigilosamente, como Grecia, se preguntan qué hacen dentro.

La distancia a la Moncloa

Alfredo Pérez Rubalcaba, con unos conceptos claros, dio en San Sebastián pistas sobre su discurso estratégico. Estas son para él las primarias de verdad. El candidato, ¡perdón!, el vicepresidente primero explicó que, en materia de terrorismo, España "está mucho mejor que hace cuatro años". Y en lo que se refiere a la economía, apuntó a Rajoy: "Cuando más cerca estamos de la recuperación efectiva del empleo, más lejos está él de la Moncloa". ¡Qué diferencia con Zapatero, quien, en León, llegó a alardear de que Rajoy tenía más difícil llegar a la Moncloa que ganar la lotería!

Problema: la recuperación efectiva del empleo está muy lejos. Los datos de paro registrado de mayo, junio, y julio serán buenos, sí. Y la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo y tercer trimestre darán bajadas del paro, mientras que la de los últimos tres meses de 2011 será mala. Se ponga Rubalcaba como se ponga, con suerte, la única carta, triste, será la de que la tasa de paro no superará los cinco millones.